Los lectores han dejado su opinión en los perfiles de redes sociales de ABC de Sevilla
Los lectores han dejado su opinión en los perfiles de redes sociales de ABC de Sevilla - ABC

Polémica sobre la meditación en la Junta: «¿Y por qué los funcionarios no cuentan también el tiempo que pasan durmiendo?»

Los lectores reaccionan a la idea de la Junta de que la meditación cuente a los empleados públicos como tiempo trabajado

SEVILLAActualizado:

«¿Y por qué no cuentan las horas que se pasan durmiendo? En este caso la jornada laboral se pasaría soñando». Es la reacción de Pepe Sánchez a la información que ABC de Sevilla publicó este martes sobre cómo la meditación contará como tiempo de trabajo a los funcionarios y trabajadores de la Junta de Andalucía. Se trata de los cursos de «mindfulness», una disciplina de meditación y relajación que de hecho ya se practica en al menos dos sedes de la administración andaluza.

Paula Flores también se muestra indignada con la idea de la Consejería de Hacienda y Administración Pública. «Pues lo considero un agravio comparativo con respecto a los trabajadores de empresas privadas que su jornada es de 40 horas semanales, sueldos bastante más bajos y sometidos a la presión de empresario. Desde mi punto de vista no tiene cabida», indica. José Antonio Aragón indica que «Ya se sabía que esas horas no las iban a trabajar. Es un subterfugio».

María del Carmen Vargas va un poco más allá y bromea sobre otras actividades que podrían computar como tiempo trabajado para la administración de la Junta: «Pintarse las uñas, maquillarse...». Lali Rod Gon también se apunta al humor para decir que «mientras no haya que pagarle las clases de yoga encima...».

José Esteban Ortuño pone el acento sobre quienes han ideado la norma, no sobre quienen que cumplirla. Así, reclama de forma «urgente» un «control de tóxicos a algunos políticos».

Gracia GB también carga contra la clase política: «Es simplemente vergonzoso. Lo alarmante y descabellado es que siga gobernando el PSOE en Andalucía», dice. Y cierra con un deseo: «Esperemos que en las próximas elecciones gane el sentido común».