Una de las imágenes de la campaña de la Junta de Andalucía
Una de las imágenes de la campaña de la Junta de Andalucía - ABC

«No seas animal»La polémica campaña anti piropos de la Junta de Andalucía, diana de las críticas

La iniciativa, del Instituto Andaluz de la Mujer y de la Juventud, muy polémica por el fondo y la forma de la idea

SEVILLAActualizado:

La campaña de la Junta de Andalucía a través del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) que busca eliminar el acoso callejero a las mujeres y califica los piropos como «violencia machista» ha generado una polémica que trasciende lo autonómico y llega a lo nacional. Ejemplo de ello es que la iniciativa que compara a los hombres acosadores con animales (buitres, pulpos, cerdos...) ha llegado a los informativos nacionales y hasta ha despertado las críticas del presidente nacional de Ciudadanos, Albert Rivera.

Entre los elementos más polémicos está el que se compare a los hombres con animales, sin hacer distinción de quienes acosan de quienes no. El hecho de considerar los piropos como violencia de género también ha provocado un amplio debate, puesto que incluyen en este apartado los gestos galantes y regulan aspectos de la vida íntima de las personas como son las relaciones sentimentales.

En el aspecto formal de la campaña, las críticas también han sido claras. Desde diversos foros se ha hecho notar que la narración del vídeo, la supuesta voz de las mujeres que sufren acoso, es un hombre. Chirría esa voz grave con mensajes como «nos acechan cada día, nos cruzamos con ellos en el supermercado, nos siguen mientras caminamos, incluso se van acercando cada vez en la barra del bar», cuando la víctima es una mujer.

Esa sobreprotección y legislación ha encontrado dos argumentos en contra: por un lado que «infantiliza» y deja a las mujeres sin capacidad de decisión en algo tan privado como la gestión de sus relaciones y, por otro, que supone que todos los hombres son «animales» que acosan por las calles. Algo especialmente grave cuando esa asimilación hombre-acosador se hace desde una institución pública.

También han salido a la luz voces animalistas que tampoco ven con buenos ojos la campaña. Entienden desde este colectivo que ni pulpos ni perros ni buitres tienen nada que ver con el acoso a las mujeres y que la analogía es desafortunada.