La portavoz del PP de Andalucía, Carmen Crespo
La portavoz del PP de Andalucía, Carmen Crespo - EFE/Raúl Caro
LA SITUACIÓN DE CATALUÑA, EN EL PARLAMENTO ANDALUZ

Podemos e IU quieren un debate en el Parlamento y el PP apoyar a las fuerzas de seguridad

El PSOE evita pronunciarse sobre la reprobación a Sáenz de Santamaría «es competencia de la dirección federal»

SEVILLAActualizado:

La situación en Cataluña se sigue en el Parlamento andaluz con el mismo interés que en todos los rincones de Andalucía, si bien los partidos con representación en la Cámara no terminan de ponerse de acuerdo sobre el papel que deben jugar. Están convencidos, eso sí, de las repercusiones que van a tener en el resto de comunidades autónomas las decisiones que se tomen sobre Cataluña.

Izquierda Unida quiere celebrar un «debate sobre el Estado de la Comunidad» con propuestas de resolución para abordar este asunto en el Parlamento andaluz. Así lo ha anunciado en la mañana de este martes la portavoz adjunta de la formación de izquierdas Inmaculada Nieto, ante «la gravedad de la situación».

La federación de izquierdas apuesta por la celebración «inminente de este debate extraordinario» porque consideran que es el «foro adecuado para que haya un intercambio de impresiones de todas las fuerzas políticas, así como propuestas de resolución con las soluciones que esta comunidad puede aportar».

«Vamos a proponer la convocatoria inmediata para ver si somos capaces de llegar a un relato compartido del papel que debe jugar Andalucía en este contexto», ha dicho Nieto.

Sin embargo, su propuesta sólo ha sido bien recibida por Podemos que considera que «Andalucía tiene mucho que decir» por lo que estaría a favor de abordar en un debate la situación que atraviesa Cataluña para «no dejar todo el protagonismo a la presidenta de la Junta, Susana Díaz», en este asunto. «Ella es la presidenta pero son los representantes de los ciudadanos los que tendrían que hablar».

El discurso más duro ha sido el del portavoz de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, quien se ha mostrado muy crítico «con las fuerzas políticas que se sitúan al margen de la legalidad», y ha insistido en que, «ahora mismo, quien tiene la obligación de resolver esta situación es el Gobierno de España y las instituciones, no el Parlamento de Andalucía con propuestas de resolución para decirle a los gobiernos de España o de Cataluña lo que tienen que hacer».

Apoyo a la Policía y la Guardia Civil

El Partido Popular ha tenido otra iniciativa de muy diferente calado. Los populares van a presentar una proposición no de ley (también en todos los ayuntamientos, diputaciones y cámaras autonómicas) en apoyo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Así lo ha anunciado su portavoz, Carmen Crespo.

La iniciativa propone el apoyo «incondicional a la Policía Nacional y la Guardia Civil en su labor de defensa y protección de los derechos y libertades de todos los ciudadanos, especialmente, y desde la legalidad constitucional, de la soberanía nacional, el Estado de derecho, la democracia y la convivencia entre los españoles».

Según ha explicado Carmen Crespo, «los andaluces quieren de los representantes públicos del Parlamento estemos a la altura de la circunstancias». «Intentamos una unión con todos, no friccionar y creemos que las instituciones andaluzas deben visualizar el apoyo al Estado de derecho, a la legalidad y a los cuerpos y fuerzas de seguridad».

El PSOE-A y la reprobación

El PSOE de Andalucía ha evitado pronunciarse sobre si es conveniente o no plantear en este momento la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por las cargas policiales en Cataluña el 1-O, apuntando que es una «responsabilidad de la dirección del PSOE, del secretario general, Pedro Sánchez, y del grupo parlamentario socialista en las Cortes Generales».

El portavoz socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, sí que ha insistido en el apoyo, el respaldo y la solidaridad del PSOE de Andalucía con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que han estado cumpliendo con su obligación en Cataluña y que no merecen «ningún tipo de presión, de amenaza ni de coacción bajo ningún concepto por parte de nadie».

Ha agregado que los cuerpos de seguridad del Estado responden y se deben a las instrucciones que reciben de sus mandos y son una pieza fundamental de funcionamiento del Estado y de las garantías constitucionales en nuestro país. Si alguien quiere cuestionar alguna actuación, según Jiménez, tiene que dirigirse a los mandos y, en absoluto, a los funcionarios que cumplen con su tarea.

De otro lado, sobre las manifestaciones que hoy ha expresado el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra en relación con lo que está ocurriendo en Cataluña, Jiménez ha manifestado que Guerra ya no pertenece ni a la dirección ni a la estructura del PSOE y cuando se expresa lo hace con una doble condición, como una persona que «tiene un gran predicamento y una altísima consideración por parte del partido y de la militancia por su trayectoria en defensa de la democracia e incluso en la llegada de la democracia a este país».

«Yo creo que el partido respeta profundamente sus valoraciones, aunque en este caso son valoraciones suyas y que, por tanto, nadie en nombre del partido tiene que valorar», ha señalado Mario Jiménez.