El grupo parlamentario de Podemos Andalucía solo aportó dinero a causas solidarias sus seis primeros meses en el Cámara
El grupo parlamentario de Podemos Andalucía solo aportó dinero a causas solidarias sus seis primeros meses en el Cámara - JUAN JOSÉ ÚBEDA
POLÍTICA

Podemos Andalucía no realiza donaciones a «organizaciones sociales» desde septiembre de 2015

El sobrante de salarios y dietas de sus diputados lleva quince meses destinándose exclusivamente a financiar el partido

De la última nómina publicada, el 53,5% fue para pagar sus sueldos, el 21% para sus dietas y el 25,5% se lo quedó Podemos

SEVILLAActualizado:

El Diario de Sesiones, la hemeroteca y las redes sociales recogerán para siempre las palabras de Teresa Rodríguez en un reciente debate celebrado en el Parlamento de Andalucía: «¿Qué hacemos en Podemos con las dietas? ¡Donarlas! Donarlas a organizaciones sociales», espetó a sus señorías la portavoz parlamentaria y coordinadora general de Podemos Andalucía mientras se llevaba la mano al pecho. Sin embargo, el portal de transparencia de su propio partido desacredita su discurso de manera rigurosa.

Pese a lo defendido por su portavoz en sede parlamentaria, ni la propia Teresa Rodríguez ni el resto de los diputados de Podemos Andalucía han donado a «organizaciones sociales» ni uno solo de los euros que han ingresado por su cargo público desde septiembre del año 2015, es decir, durante los últimos quince meses. Así se refleja en el propio portal web de la formación andaluza, que registra como última donación del sobrante de las dietas y sueldos del grupo parlamentario la realizada con fondos de septiembre mediante un ingreso bancario hecho efectivo semanas más tarde y por valor de 3.424,47 euros a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharui de Sevilla [ver PDF; 5'2Mb]. Desde aquel septiembre, y tal y como han confirmado a ABC fuentes de Podemos Andalucía, las cantidades sobrantes de sueldos y dietas de sus parlamentarios se desvían en su totalidad a los fondos de tesorería del partido en Madrid, para que sea el equipo de Pablo Iglesias quien se encargue de su administración.

La última nómina mostrada, de julio de 2016

Así pues, el dinero sobrante del salario y las dietas percibidas por catorce de los quince miembros actuales de Podemos con escaño en el Parlamento -al margen queda la diputada Carmen Molina, perteneciente a la formación ecologista Equo y que no publica sus cuentas- se viene desviando a las arcas de la formación. Sirva como ejemplo este pasado mes de junio, cuando según los últimos datos reflejados en el portal de transparencia de Podemos, sus diputados andaluces ingresaron una suma cercana a los 73.500 euros entre sus salarios netos y sus indemnizaciones o dietas por manutención, alojamiento y desplazamientos.

Según los cálculos realizados por ABC, de tal cantidad los diputados de Podemos se quedan con un 53,58 por ciento como salario mientras que destinan casi un 21 por ciento a los gastos propios de su actividad parlamentaria, esto es, las dietas que justifican. Ello supone que pese a su compromiso electoral de limitar sus salarios y sus reiteradas quejas por las elevadas cuantías que el Parlamento destina a cubrir los gastos de sus señorías, la formación morada apenas deje un 25,52 por ciento para las «donaciones», que como ya se ha indicado, van a parar a la tesorería del partido desde que apenas seis meses después de su llegada a las Cinco Llagas la ejecutiva de Pablo Iglesias exigiera coordinar todas las donaciones de sus representantes autonómicos.

El reparto de los ingresos

Según ha podido conocer ABC a partir de lo publicado en el portal de transparencia de Podemos, desde abril de 2015 y hasta el pasado mes de julio sus representantes andaluces han ingresado libres de impuestos -sueldos netos y dietas exentas de tributación- una cifra aproximada de 950.000 euros, de los cuales el 60 por ciento se ha quedado en el bolsillo de los parlamentarios, el 20 por ciento se justifica como gastos derivados de la actividad pública, algo más del 14 por ciento se ha desviado a las arcas del partido y apenas a un cinco por ciento se habría donado a organizaciones sociales independientes.

Teresa Rodríguez
Teresa Rodríguez- EFE

En concreto, todas estas donaciones de carácter benéfico se realizaron en los seis primeros meses de su actividad parlamentaria y llegaron a suponer una suma de 45.404,15 euros. Entre las entidades beneficiarias de donaciones se encuentran la ONG de cooperación global Educo, que recibió 14.416,85 euros [ver PDF, 6'39 Mb.]; dos asociaciones de atención a personas sordas, con 4.680 euros cada una [ver PDF Aspansor, 6'20 Mb.ver PDF Asprodes, 6'69 Mb.]; dos familias sin recursos de Almería que recibieron 2.340 euros cada una para pagar el tratamiento durante un curso escolar completo de sus hijos con necesidades de atención temprana [ver PDF, 16'5 Mb]; con 13.523,33 euros para la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) [ver PDF, 8'21 Mb.] y por último con la ya mencionada colaboración a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharui de Sevilla que recibió la última de sus donaciones a organizaciones sociales, con un importe de 3.423,97 euros.

Así las cosas, las cantidades de dinero público que se desviaron fuera del partido aún cuando sí se hacían donaciones a entidades sociales apenas suponían un 12,5 por ciento de lo ingresado por los parlamentarios, que también entonces destinaban la mayoría de sus ingresos a sufragar sus dietas y engrosas sus cuentas personales o las de su partido. De este modo, entre abril y septiembre de 2015 el partido realizó aportaciones por valor de unos 45.400 euros cuando en ese período las nóminas de sus diputados llegaron a sumar casi 365.000 euros.

¿A qué se destinan las donaciones al partido?

En concreto, el desvío de fondos de origen público que de las cuentas corrientes personales de los cargos electos de Podemos se hacen hacia las arcas del partido se divide en dos, siendo la mitad de lo recibido para mantener su estructura interna (personal, asesores, sedes, materiales, etc...) mientras que la otra mitad se destina a financiar la denominada Fundación Impulsa, creada por Podemos para sustentar «proyectos innovadores con proyección social» y que necesariamente tienen que contar con el aval del partido.

Los proyectos que opten a ser financiados por Podemos necesitan del aval del partido a través del «Certificado Impulsa»

Las pretendidas donaciones de carácter solidario que Teresa Rodríguez defiende en la tribuna del Parlamento y en los platós de televisión se destinan, según recogen las bases de la última convocatoria de los proyectos Impulsa, a «proyectos desarrollados por los Círculos y promovidos por los Consejos Ciudadanos Municipales de Podemos que tengan como fin transformar el entorno más cercano (barrio, distrito o municipio) y fomentar la cultura política». Esto es, se destinan a crear una especie de red clientelar que supedite el uso último de los fondos que gestiona el partido a sus intereses.

Impulsa como red clientelar

Esto supone que en todos los casos en que se quiera recibir financiación de Podemos se tiene que contar previamente con el aval que a través del «Certificado Impulsa» conceden sus ejecutivas locales o sus círculos activos, quienes además tienen la obligación de tutelar la ejecución de los proyectos.

Entre los proyectos a financiar se incluye la creación y sustento de las denominadas «Moradas», que no son más que las sedes sociales y culturales de Podemos y que se autodefinen como «espacios que cuentan con un bar donde puedes comer y beber, asistir a representaciones culturales y actividades políticas o adquirir merchandising del partido».