Un dependiente en una pequeña empresa de charcutería
Un dependiente en una pequeña empresa de charcutería - EFE

La pesadilla de los autónomos para cobrar las ayudas de la Junta de Andalucía

Más de 21.000 solicitudes y 31,5 millones de euros, atascados por culpa de la burocracia autonómica

SEVILLAActualizado:

Solicitar una subvención para emprender en Andalucía es adentrarse en un laberinto. Rellenar inacabables formularios, presentar innumerables documentos, hacer cola frente a las ventanillas de organismos oficiales, subsanar errores, volver a entregar papeles, armarse de valor y paciencia.

Lo saben bien los más de 21.000 autónomos que llevan, en el mejor de los casos, once meses esperando a que la Consejería de Economía y Conocimiento resuelva la solicitud que presentaron para recibir una subvención con la que financiar la puesta en marcha de un negocio. Ésta es sólo la primera fase de una odisea burocrática que no termina hasta que el pago se realiza. Pero para eso todavía les queda un largo trecho. De ello pueden dar fe los autónomos que pidieron ayudas con cargo a una orden de 2015 y que aún no han visto un euro pese a haber recibido la resolución favorable de la Junta.

La Consejería justifica este retraso por que se han visto desbordados por la elevada demanda y los funcionarios no dan abasto para dar salida a los expedientes. «Se ha recibido una cantidad de más de 21.000 solicitudes, por encima de las 18.000 inicialmente estimadas», esgrimió el consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, el 10 de octubre, cuando tuvo que comparecer en una comisión parlamentaria, a propuesta del Grupo Popular, para dar explicaciones por la demora.

Desde ATA se quejan de que la convocatoria saliera en plena Navidad y con sólo diez días de plazo

Como consecuencia del retraso, 31,5 millones de euros, cofinanciados con fondos europeos y del Estado, están sin gastar desde 2016; la partida íntegra de los presupuestos de la Junta en dicho ejercicio para la denominada «línea 1» de ayudas incluida en la orden del 2 de diciembre pasado que fijó las bases reguladoras del «programa de apoyo a la creación, consolidación y mejora de la competitividad de las empresas de trabajo autónomo».

Sin noticias de la convocatoria de 2017

A mes y medio para que acabe el año, ni siquiera están convocadas las ayudas previstas en las cuentas de 2017, que reservaron 34,77 millones de euros para este programa, advierte Rafael Amor, presidente de la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Andalucía. «Vemos una falta de planificación, de organización y de interés por cumplir los plazos y al final se crean falsas expectativas», se queja el responsable de esta organización, que recibe quejas de afectados a diario.

Para entender su desconcierto basta con asomarse a la web de la Consejería que publica el estado actualizado del programa de ayudas en las distintas provincias. Desde que se convocaron las ayudas el 22 de diciembre de 2016 hasta ahora, la Comisión Provincial de Valoración de Sevilla, por ejemplo, ha emitido tres requerimientos de subsanación de solicitudes correspondientes a la línea 1 de fomento de la creación de empresas de trabajo autónomo, ha modificado cinco veces la propuesta provisional de concesión y ha dictado hasta tres correcciones de errores sobre la relación de beneficiarios. Entre los emprendedores de Sevilla se repartirán 5,13 millones, pero no hay resolución definitiva de concesión en ninguna provincia.

La burocracia va mucho más lenta que las necesidades de los solicitantes. Rafael Amor reprocha a la Junta que haya tardado dos meses desde que sacó la convocatoria en constituir las comisiones que deben evaluar a los demandantes de ayudas. «Nos pidieron justificantes de estar al corriente con Hacienda y la Seguridad Social que caducan a los seis meses y hemos tenido que volver a presentarlos», explica. Para colmo, la fecha para presentar las solicitudes comenzó el día de la Lotería de la Navidad, pero en esta convocatoria no les ha tocado ni la «pedrea». Para pedir algunas ayudas sólo dieron diez días. El plazo venció el 5 de enero, en víspera de Reyes.

Las subvenciones, que se distribuyen mediante concurrencia competitiva, van dirigidas a quienes realizan o inician una actividad empresarial o profesional como trabajadores autónomos. El programa contempla dos fuentes más de apoyo: la «línea 2», que financia la consolidación de empresas de trabajo autónomo, y la «línea 3», que promueve la creación de empleo estable en este tipo de actividades económicas. Las dos últimas están en una fase administrativa más avanzada (con órdenes de pago resueltas en la mayoría de las provincias), pero la dotación de ambas líneas sólo representa el 23% del presupuesto total del plan: 9,5 millones.