El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, recibe de manos de la consejera de Hacienda, María Jesús Montero el proycto de Presupuestos E.P.
POLITICA FISCAL

El Consultivo sugiere una ley específica para cambiar el Impuesto de Sucesiones

La consejera de Hacienda elude comparecer en el Parlamento para seguir debatiendo con el PP sobre la rebaja

SEVILLAActualizado:

El Consejo Consultivo ha recomendado al Gobierno andaluz que tramite la modificación del Impuesto de Sucesiones como una ley aparte de la del Presupuesto de 2018, ya que entiende que se trata de una medida que va a perdurar en el tiempo y que, por lo tanto, debería aparecer también en el texto refundido de los tributos cedidos para dar seguridad a los contribuyentes.

La consejería de Hacienda, consultada por ABC, ha explicado que ya ha seguido las prolijas recomendaciones del consejo consultivo que buscaban claridad jurídica y legislativa, al tiempo que ha anunciado que sí hará una publicación del texto refundido de los tributos cedidos para aportar más claridad pero, en ningún caso cambiará la ley de presupuesto en lo que se refiere al impuesto de sucesiones y donaciones, fruto de un pacto con Ciudadanos.

La trascendencia de esta recomendación del Consultivo y su efecto en la tramitación de la modificación del impuesto acordada con Ciudadanos para su aplicación en 2018 iba a formar parte de la interpelación del Grupo Parlamentario del Partido Popular a la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, en la comisión que debió celebrarse este miércoles y que finalmente fue desconvocada.

Fue otra polémica del Parlamento de Andalucía en una Legislatura que está resultando de las más complicadas en cuanto a conflictos internos. El presidente de la comisión de Hacienda, el popular Pablo Venzal, denunció (en su nombre pero también en los de Podemos e Izquierda Unida) el «abuso de poder» del presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, ya que suspendió la celebración de la comisión de Hacienda, debidamente convocada en tiempo y forma, en la que la consejera María Jesús Montero debía comparecer para informar sobre el impuesto de sucesiones.

«El presidente del Parlamento actúa de manera indigna y abyecta y es muy grave lo que está ocurriendo porque se está conculcando la división de poderes» explicaba Venzal, quien ha interpretado que la suspensión de esta comisión se debe exclusivamente a los intereses políticos de Susana Díaz. La portavoz de Podemos Carmen Lizárraga lo calificaba como «cacicada antidemocrática que ha sido cocinada en San Telmo».

La Mesa del Parlamento, órgano de gobierno de la Cámara, aprobó modificar todas las comisiones para dar prioridad a la tramitación de las cuentas públicas, en un procedimiento que es habitual en el Parlamento siempre y cuando se trate de comisiones no convocadas en tiempo y forma. De hecho, este miércoles sí se celebraron las correspondientes a las consejerías de Presidencia, Justicia y Bienestar Social (Infancia) convocadas con anterioridad a este cambio de calendario. Sin embargo, se eliminó la comisión de Hacienda mediante una comunicación informativa pero no con el procedimiento legal establecido. Y ese aplazamiento levantó las iras de la oposición.

Los diputados del PP, Podemos e IU sí que acudieron a la comisión pero no se pudo celebrar por falta de quorum ya que se ausentaron tanto los del PSOE como los de Ciudadanos, que juntos suman mayoría absoluta.

Enmienda a los Presupuestos

El Gobierno andaluz está sumido en la presentación del Presupuesto para 2018, presentando las cuentas como el símbolo de la estabilidad precisamente en este momento convulso en España y pretende evitar cualquier asunto que pueda oscurecer su discurso. El diputado popular José Antonio Miranda había presentado una pregunta sobre el impuesto de sucesiones que debía responder la consejera.

Tampoco el proyecto de presupuestos de la Junta ha sido bien acogido por los grupos de la oposición. De hecho, tanto el PP como Podemos anunciaron ayer que van a presentar una enmienda a la totalidad porque consideran que las cuentas deben volver al Gobierno y hacerlas más participativas.

«Son cuentas opacas, excluyentes y conservadoras porque consolidan 35 años de hacer políticas», dijo la portavoz del PP Carmen Crespo. Desde Podemos los calificaban como «antisociales, precipitados» y que responden al «postureo» político de la presidenta, Susana Díaz; mientras que el portavoz de IU, Antonio Maíllo anunciaba que no aceptarán «ni por activa ni por pasiva» el «agujereo fiscal» y el «deterioro» de los servicios públicos.