POLÍTICA

El «número dos» de Rivera anima a Díaz a marcar «la línea» que debe seguir Sánchez

José Manuel Villegas sostiene que la presidenta de la Junta debe de hacer gala de su «sentido de Estado»

José Manuel Villegas
José Manuel Villegas - EFE
JUAN J. BORRERO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Ha estado en las mesas donde se alcanzaron los pactos de investidura de Andalucía y Madrid y en los fallidos del Congreso con PSOEy PP. Eso ha dado fama de negociador al número dos de Albert Rivera, una de las voces más autorizadas para hablar de pactos y desbloqueos políticos.

—Comencemos por la pregunta del millón: ¿Qué va pasar? ¿Es preciso esperar a las elecciones vascas y gallegas para desbloquear la situación política en España?

—Creo que no. Lo que están provocando las elecciones vascas y gallegas es un poco de parálisis en la política nacional, porque los partidos no se atreven a hacer movimientos y parece que vamos a tener que esperar, pero no creo que los resultados influyan directamente. La única posibilidad para que se desbloquee la situación es que Pedro Sánchez haga una reflexión y actúe con sentido de Estado permitiendo gobernar a Rajoy aunque no acepte al candidato y al programa, que desbloquee la situación y comience a ejercer como líder de la oposición. Seguramente esa reflexión no la hará ahora en plena campaña de ambas elecciones pero después esa reflexión se debe producir en el seno del Partido Socialista.

—¿Cree que Susana Díaz tiene algo que decir en eso?

—Creo que el PSOE andaluz, y no solo Susana Díaz, como otros miembros importantes y con prestigio del partido ya van en esa dirección de que es necesario desbloquear el Gobierno en España. Susana Díaz ya ha opinado como miembro importante del comité federal que toma las decisiones dentro del PSOE, y seguramente tendrá algo que decir y lo dirá en esa línea propia de un partido con sentido de Estado que ha gobernado. Díaz debe marcar esa línea y creo que es la que tiene que emprender Pedro Sánchez.

—¿Qué recuerda de la negociación con el PSOE en Andalucía para la investidura de Susana Díaz? ¿La pondría como ejemplo?

—Sí. Fue un pacto complicado. Se tardó bastante en cerrar la negociación. Se llegó al último minuto tras tres votaciones fallidas. Consideramos que el acuerdo es bueno para Andalucía porque se están poniendo en marcha medidas que son muy nuestras y que al PSOE no se le hubiera ocurrido poner en marcha por sí mismo, como la bajada del IRPF, las ayudas a autónomas y otras. Al fin y al cabo la función de estos pactos es llegar a acuerdos que faciliten la vida de los ciudadanos.

—¿Qué escollos se encontró el pacto de investidura andaluz y en qué puntos tuvo que dar marcha atrás Ciudadanos por la negativa del PSOE a asumirlos?

Hubo principalmente diferencias por cuestiones económicas, sobre todo en medidas como la reducción de impuestos, el apoyo a los emprendedores, simplificación de la tramitación administrativa y de la propia administración. Eso iba en contra de la propia cultura del Gobierno andaluz y fue difícil que lo aceptaran, pero estamos satisfechos con el resultado final. Seguramente las medidas acordadas no son exactamente las que incluimos en nuestro programa electoral, pero al final en un pacto no tienes más remedio que ceder. De otra parte, otro asunto que tuvo mayor trascendencia pública fue la exigencia de que dejaran sus cargos Chaves y Griñán como implicados en casos de corrupción. Ahí se encalló la negociación. Hubo que esperar, pero finalmente se incluyó un punto genérico sobre el asunto.

.

.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios