SOCIEDAD

Marihuana en el Parlamento andaluz

Diputados del PP y de Podemos han reabierto en las redes sociales la polémica sobre la legalización del cannabis, un debate que en breve podría trasladarse a los escaños

Una joven ante uno de los locales habilitados como club social de cannabis
Una joven ante uno de los locales habilitados como club social de cannabis - JESÚS SPÍNOLA
JOSÉ CEJUDO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

la regularización del consumo de marihuana, la flor del cannabis, es una antigua aspiración de una parte de la sociedad que ve en esta sustancia propiedades terapéuticas positivas, una opinión que contrasta con quienes sostienen que sus efectos son perniciosos y que por tanto se debe mantener la prohibición.

Ambas posturas se han puesto de manifiesto, días atrás, a raíz de un comentario en su cuenta de Twitter del diputado andaluz de Podemos Juan Ignacio Moreno, a favor de una Ley del Cannabis para permitir su consumo. Propuesta que amplió con una insinuación: «Si pilláramos a los diputados por sorpresa en un control de cannabis nos íbamos a reír un rato».

La réplica se la dio la parlamentaria del Grupo Popular Teresa Ruiz Sillero. «Jamás he probado el cannabis y no incito a su consumo. Te referirás a ti y quizás a tu partido, no a otros».

Dejando al margen la postura de ambos políticos en las redes sociales a título individual, de momento la Cámara autonómica andaluza no se ha pronunciado sobre este dilema. No obstante, parece inevitable que más pronto que tarde tendrá que hacerlo.

Desde hace algún tiempo las cinco formaciones allí representadas cuentan con la iniciativa que les ha remitido la Comisión de Estudios para la Regulación del Cannabis en Andalucía (Cerca). Se trata de la «Propuesta de Ley Reguladora de los colectivos de usuarios de Cannbis en Andalucía». Miembros de la Cerca han mantenido contactos con el PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU, no así con el PP. Y en cualquier caso, no se ha producido avance alguno.

«Nuestro objetivo es que se regulen los clubes sociales de cannabis. Y por lo menos que se constituya una ponencia en el Parlamento y se nombre a una comisión de expertos para que se comience a debatir, al igual que se ha hecho en el País Vasco, en Navarra, en Cataluña y en Valencia. El problema de Andalucía es que no se ha abierto el debate», lamenta.

Así lo ha manifestado, en declaraciones a este periódico, Virginia Montañés, coordinadora de la Cerca. Señala que de cara a una regulación integral de la sustancia hay que contar con una legislación estatal, pero en lo que atañe a los clubes son las autonomías las que tienen las competencias.

Asegura Montañés que las diferentes instancias jurídicas, salvo el Tribunal Supremo, han dictado más sentencias absolutorias que condenatorias sobre los clubes de cannabis. Y añade que el problema se resolvería si hubiera voluntad política.

Andalucía cuenta con alrededor de 150 clubes sociales de cannabis, que Virginia Montañés califica de «alegales». Explica que son locales que están registrados, sus estatutos aprobados y pagan impuestos. Cumplen los criterios de circuito cerrado, los socios son mayores de edad y la marihuana la cultivan únicamente para el consumo de los socios. Sin embargo, las fuerzas de seguridad actúa contra ellos. «Luego viene el juez y los absuelve», enfatiza.

Gobierno en funciones

La Cerca confía en que se constituya la mencionada ponencia en el Parlamento y que la mayoría de los grupos políticos terminen apoyando la elaboración de la ley. No obstante, según Virginia Montañés, la existencia de un Gobierno central en funciones perpetúa el «vacío legal».

Últimamente, recuerda, se han dictado varias sentencias por el Supremo «que tampoco aclaran la situación. Se necesita una nueva normativa. Actualmente la ley dice que si tú cultivas para consumo propio, te puede acarrear una sanción administrativa pero no vas a la cárcel. Con la Ley de Seguridad Ciudadana si el cultivo está a la vista del público, puede haber una sanción administrativa pero no penal». Ésta última se produce si hay «sospecha de tráfico», aclara.

Virginia Montañés indica finalmente que el cannabis «no es la panacea, pero sí tiene muchísimos beneficios terapéuticos, como antidepresivo. Todo en su justa medida, como cualquier fármaco. Si se abusa es un veneno».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios