Prácticas de estudiantes de grado medio de Técnico en Cuidados de Enfermería
Prácticas de estudiantes de grado medio de Técnico en Cuidados de Enfermería - VALERIO MERINO
Salud Andalucía

Los «legionarios» de la sanidad

Los auxiliares de Enfermería denuncian presión laboral. Se quejan de que realizan tareas que no les corresponden y que no se les reconocen

SEVILLAActualizado:

Los auxiliares de Enfermería son como los soldados de la Legión. Los primeros en entrar en batalla. Diana de los tiros de pacientes y familias. Así se sienten quienes reivindican, además, que ellos no son auxiliares —«yo no auxilio a nadie», se quejan— y prefieren que se les llame Técnicos en Cuidado de Enfermería. Más allá del nombre, son un cuerpo de 20.000 profesionales que quieren que la administración les conceda su espacio.

«Somos los primeros que ve el paciente cuando llega a Urgencias, quien los lava, quien les cura las úlceras...» explican desde el sindicato SAE, que representa a estos sanitarios. Pero hacen muchas más cosas, tareas complementarias a Enfermería: preparan al paciente para las pruebas, registran, recogen muestras biológicas...«Hacemos todos los tratamientos al paciente que no implican una aguja», resumen.

El problema, se quejan, es que hacen cosas que no se les reconoce:«Cuando hay que meter los datos de un paciente en el sistema informático, por ejemplo, nosotros no tenemos clave, nos la tiene que prestar un enfermero, así que lo que hemos hecho nosotros con el paciente, cuenta como su trabajo, no nuestro», explican Cristóbal Arjona, Rosario Bonilla y Araceli Marín, de SAE. Y «si al paciente le pasa algo, también cuenta como que lo ha hecho el enfermero».

Las reivindicaciones de este colectivo son, en esencia, tres. La primera, «que no cuesta dinero», aclaran, es que la Consejería de Salud les reconozca el nombre con el que quieren que se les conozca. Adiós al término auxiliar. «Es solo que lo publiquen en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, no cuesta nada». La segunda es que la consideración de su formación pase a ser superior y no media:«Tenemos, además de los estudios que hacemos, miles de horas de formación continua», indican.

La tercera queja tiene que ver con sus tareas. Denuncian que el catálogo de ocupaciones de estos profesionales data de 1973 y «no se ha actualizado en 45 años. Ahora hacemos muchas cosas que entonces ni siquiera existían y eso no se reconoce». Además, explican, son el último recurso cuando no hay más trabajadores. «Cuando no se sabe a quién le corresponde una tarea, nos la mandan a nosotros. Así acabamos haciendo de administrativos, de celadores...»

Médicos con seguro privado

Los técnicos de Enfermería tienen una posición privilegiada para hacer un diagnóstico de la sanidad andaluza. Son los primeros en ver a los pacientes y los que conviven con ellos en todo momento. Y han visto de todo. «La situación en Andalucía es muy mala. Muchos médicos del SAStienen ya seguro privado, no se fían de la sanidad pública», dicen.

La violencia es otra de las realidades a las que se enfrentan. «Una vez me tuve que encerrar en un baño porque el padre de un niño que acababa de morir me quería matar», explica un técnico. «Decía que lo habíamos matado nosotros y el niño tenía leucemia». Hay más casos. Una auxiliar explica que tuvo que aguantar que un hombre llegara a Urgencias y le dijese que iba a rajar al primero que pasara si no atendían a su padre. «Entendemos que la gente reivindica una asistencia digna, es normal que haya enfados con lo saturada que están las Urgencias —indican— y porque además llevan 30 años saturadas. No han mejorado nunca».

Sobre Urgencias saben mucho estos profesionales. «Hay fallos terribles. Los salones donde esperan pacientes con patologías cardíacas no tienen espacio para meter un carro de paradas. Como a uno le dé un infarto, no se puede actuar rápido». Y hay más. «Los trabajadores están agobiados, quemados».