Andalucía

Laika, la perra especialista en explosivos, acogida por un párroco de la Sierra de Ronda

El can, que sufre un problema en la cadera, «trabajó» en las Cortes Españolas y en grandes acontecimientos

Laika, la perra especialista en explosivos, acogida por un párroco de la Sierra de Ronda
MARIBEL CHITO Málaga - Actualizado: Guardado en: Andalucía

La perra policía Laika, que por su labor para detectar explosivos formó parte de momentos históricos como la coronación de Felipe VI, se jubila en la Serranía de Ronda, donde fue acogida por el sacerdote Francisco de Paula, tras cumplir seis años de servicio en Madrid. Laika ha formado parte durante un tiempo de la asociación «Héroes de 4 Patas», una organización sin ánimo de lucro que persigue lograr una retirada digna a los perros de las Unidades Caninas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Francisco de Paula, que ejerce de párroco en las iglesias malagueñas de Algatocín, Genalguacil, Jubrique y Benalauría, municipios ubicados en la Serranía de Ronda, conoció la asociación a través de las redes sociales y supo que Laika buscaba dueño para esta nueva etapa de su vida.

«También pensé en el guía»

«No solo pensé en ella, sino también en su guía, porque delante de un héroe de cuatro patas hay un héroe de dos piernas, que es quien hace que estos perros sean increíbles», dijo a la gencia Efe el párroco.

En lo que respecta a «Héroes de 4 Patas», De Paula destacó que lo que más le gustó fue «la seriedad», ya que en el procedimiento a seguir «hay que rellenar un test para que conozcan al adoptante y que se ajuste al perro apropiado».

La jubilación de Laika de la Policía Nacional ha estado causada por una enfermedad, principio de Síndrome de Cauda Equina, lo que no le impide desarrollar una vida normal pero sí el trabajo que venía realizando.

Desplazamiento de cadera

Según señaló el párroco, «la enfermedad que le han detectado le ha producido un desplazamiento de la cadera, lo que le supone una pequeña cojera que posiblemente irá incrementando con el paso del tiempo». Por otra parte, destacó que «estos perros se merecen la mejor de las vidas, puesto que han estado trabajando en lugares como campos de fútbol o en importantes instituciones, como las Cortes, donde a veces no pasa nada porque hay canes como Laika velando por nuestra seguridad».

Laika lleva solo unos días viviendo en Algatocín y «ha sido muy bien acogida por los vecinos del municipio» señaló De Paula, al tiempo que indicó que «ahora se tendrá que acostumbrar también a los viajes por las carreteras de la zona debido a mi trabajo».

Para el sacerdote, la adopción de la perra policía también supone una nueva etapa en su vida, ya que es la primera vez que tiene una mascota y cree que le va a aportar «muchos beneficios», apuntó.

En lo que respecta al nombre, el cura afirmó que no se lo va a cambiar, «ya que una Laica siempre necesita un cura al lado» y recordó que así se llamaba la primera perra que viajó al espacio en la nave soviética Sputnik, acontecimiento científico que tuvo lugar en 1957.

Toda la actualidad en portada

comentarios