La consejera de Igualdad y Bienestar Social, María José Sánchez Rubio
La consejera de Igualdad y Bienestar Social, María José Sánchez Rubio - E.P.

La Junta de Andalucía identifica un 33% más de barrios desfavorecidos en los últimos 30 años

Avalada por la Unión Europea, la Consejería de Igualdad pone en marcha una estrategia que inyectará 169,5 millones de euros hasta 2022

SEVILLAActualizado:

El Gobierno andaluz trata de quitar hierro a sus propios datos pero la consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, desveló este martes que su departamento ha identificado un 33% más de barrios desfavorecidos en la comunidad autónoma que el último recuento oficial que data del año 1988. Es decir, en los últimos treinta años, las zonas deprimidas han aumentado en lugar de reducirse a pesar de la ingente cantidad de dinero público invertido en muchas de estas zonas y de las diferentes estrategias políticas puestas en marcha para ello.

Sánchez Rubio explicaba que no se trata de un aumento «alarmante» sino de que en las nuevas estadísticas oficiales, avaladas por la Unión Europea puesto que aporta importante cantidad de fondos, se tienen en cuenta muchos barrios de manera «preventiva». Se trata de intervenir antes de que la degradación sea total.

El impacto de la crisis

Eso además de añadir que hay muchas familias que han podido salir de la exclusión gracias a los programas públicos, «aunque también hay otras que se han incorporado con la crisis y también por el aumento de migrantes que venían a buscar trabajo sin formación ni preparación».

La Junta de Andalucía va a destinar 169,5 millones de euros hasta el año 2022 para tratar de recuperar a estas familias ofreciéndoles una oportunidad de futuro. Se trata de la llamada Estrategia Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social que empezará a aplicarse este mismo año.

Y se van a contratar nada menos que a 1.037 profesionales para reforzar los servicios sociales comunitarios y poner en marcha las estrategias ya diseñadas en colaboración con los profesionales que trabajan en estas zonas.

Así, se establecen cuatro grandes ejes, desarrollo económico y sostenible, con políticas centradas en la creación de empleo y la empleabilidad de la población; políticas públicas para el bienestar y la cohesión social, como la salud sexual y la prevención de la violencia de género; mejora del hábitat y la convivencia, con intervenciones en los espacios públicos; y trabajo en red para la intervención social comunitaria.

Cádiz, a la cabeza de este índice

La provincia de Cádiz es la que tiene un mayor número de barrios desfavorecidos, con un total de 18 identificados. Le siguen Sevilla y Málaga con 14 cada una de las dos provincias, además de Granada (13), Jaén (12), Almería (11), Huelva (9) y Córdoba (8).

Para identificar estos barrios se han tenido en cuenta indicadores como la tasa de paro, la población inmigrante, la prestación de servicios públicos y educativos, así como la existencia de problemas de seguridad y convivencia, entre otros.