La consejera de Salud Marina Álvarez en un hospital de Jaén
La consejera de Salud Marina Álvarez en un hospital de Jaén - ABC

La Junta de Andalucía anuncia cambios en Urgencias tras dos muertes

Al caso denunciado en Úbeda en diciembre se suma el fallecimiento del hombre que sufrió un ictus en la sala de espera del Hospital de Antequera

JAÉN / MÁLAGAActualizado:

La consejera de salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, anunció el viernes 19 de enero en Jaén que se modificarán determinados aspectos de la atención al paciente en los servicios de Urgencias de los hospitales andaluces, tras los casos denunciados en Úbeda, con la muerte el 22 de diciembre de una paciente de 64 años que permaneció doce horas sin atención en Urgencias al no poder responder a las llamadas por megafonía y el más reciente de Antequera, en el que se investiga las circunstancias en las que un hombre de 44 años sufrió un ictus en la sala mienrtras esperaba los resultados de las analíticas sin que nadie lo detectara en un periodo que la familia calcula en cinco horas.

Este hombre, que permanecía ingresado en el Hospital de Malaga tras su traslado urgente hace una semana, fallecía a las seis de la tarde de ayer, según confirmó el abogado del defensor del Paciente que en nomnbre de la familia denunció los hechos al Juzgado. Tras el fallecimiento de Ángel, las peticiones de responsabilidad ante el juzgado serán ampliadas y exigirán una investigación por lo que consideran un presunto delito de «homicidio por imprudencia médica profesional». Al estar el caso judicializado, la familia pide una autopsia para un informe forense sobre los motivos de la muerte.

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, ya aseguró sobre este caso que el gobierno andaluz asumirá la «responsabilidad que corresponda, en caso de que la hubiere», si bien decía que había que dar tiempo a que se realizara la investigación sobre lo ocurrido. El Hospital de Antequera consideró que la atención recibida en cada momento se había ajustado a la situación clínica que presentaba el paciente. No obstante, la Comisión de Seguridad del centro hospitalario abrió una investigación para recabar toda la información clínica y los datos ofrecidos por los profesionales sanitarios sobre el caso para seguir analizándolo con mayor profundidad.

Hechos aislados

La proximidad en el tiempo de los dos casos ha disparado las alarmas de la administración autonómica, que, aunque puntualiza que son hechos aislados, les otorga rango de centinelas. De ahí que la consejera, tras lamentar de nuevo lo ocurrido en Úbeda y en Antequera, haya remarcado que la Junta de Andalucía está dispuesta a estudiar cambios para que estos episodios no se repitan en el sistema sanitario autonómico.

La megafonía está en el punto de mira, ya que tanto en Úbeda como en Antequera los pacientes fueron llamados por este sistema. Al respecto, la consejera ha expuesto que los hospitales andaluces atienden diariamente a miles de personas con procedimientos de calidad, por lo que cuando fallan, la obligación de la Junta de analizar la situación y determinar los pasos a seguir para erradicar el problema en el marco del plan andaluz de emergencias y urgencias. Álvarez, durante su visita al nuevo laboratorio del complejo hospitalario de Jaén, ha adelantado que las conclusiones incidirán probablemente en mejorar la seguridad del servicio que presta a la población. Respecto a los cambios, no ha adelantado cuáles serán porque deben de proponerlos los profesionales de las áreas implicadas. La consejera ha aclarado que son cambios de gran trascendencia que requieren soluciones sustentadas en el rigor, ya que afectarán al conjunto de los hospitales andaluces.

La modificación general del protocolo, con todo, es aún una hipótesis. No así las actuaciones que lleva a cabo la Consejería de Salud para aclarar los hechos. En este sentido, la consejera ha reiteró que se han abierto sendas investigaciones y que la Junta a asumirá responsabilidades si las hubiera.