Francisco Javier Guerrero llegando a la Audiencia Provisional
Francisco Javier Guerrero llegando a la Audiencia Provisional - EFE
CASO ERE ANDALUCIA

Guerrero se desdice en el juicio del caso ERE de Andalucía: «Tenía una presión mediática enorme»

El exdirector general de Trabajo de la Junta se acoge a su derecho a no declarar y se desmarca de sus manifestaciones anteriores

SEVILLAActualizado:

El principal imputado en el caso ERE, Francisco Javier Guerrero Benítez, quien fuera director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, se ha acogido este lunes a su derecho a no declarar en el juicio de la denominada pieza política del caso ERE que se celebra en la Audiencia Provincial de Sevilla y en las que están procesados, entre otros, los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

«Me acojo a mi derecho a no declarar salvo que mi letrado quiera que responda a alguna pregunta», ha aclarado Guerrero, el primero de los 22 ex altos cargos acusados por delitos continuados de prevaricación y malversación de fondos públicos que debía ser interrogado, de acuerdo con el orden establecido por la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla.

Antes de contestar a preguntas de su letrado, Fernando de Pablo, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado leer las declaraciones de Guerrero durante la fase de instrucción, empezando por su interrogatorio el pasado 11 de marzo de 2011 ante la Policía Nacional.

En dicha comparecencia policial, quien fuera exdirector general de Trabajo entre el 26 de septiembre de 1999 y 29 de abril de 2008 señaló que no era consciente de la existencia de intrusos y que no era «responsable» de las mismas.

«No la ratifico»

Cuando la Policía le pregunta por las condiciones a la hora de dar ayudas sociolaborales, Guerrero aseguró que había que ver si estaba fuera del mercado laboral, sus condiciones económicas y los requisitos de edad. «Es verdad que podía haber atendido a otras personas, pero que todo el que lo solicitó se le atendió». Cuando él llega a la Dirección de Trabajo, se estaba tramitando el expediente de Cárnicas Molina. Añadió que "se aplicó el sistema que sus superiores le impusieron" para dar ayudas.

Guerrero no ha ratificado esta declaración. Tras su lectura, ha afirmado que «no la ratifico porque en aquellos momentos tenía una presión mediática enorme y de la Policía para que declarase y además entiendo que no se recoge exactamente lo que en algunas ocasiones dije textualmente».

Posteriormente, la sala de vistas escuchó su declaración el pasado 28 de enero de 2012.