El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, junto a Susana Díaz
El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, junto a Susana Díaz - EFE

Fin a la guerra fría en el PSOE: Susana Díaz se opone a la España de Iceta

El Gobierno andaluz rechaza el modelo de financiación que propone el PSC porque no tributan los territorios sino los ciudadanos

SEVILLAActualizado:

La postura pública de Susana Díaz en su doble condición de presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE andaluz era no entrar en el debate. No interferir en ningún aspecto de la campaña a las elecciones en Cataluña a pesar de las importantes discrepancias. Pero ya se lo advirtió ella misma a Pedro Sánchez cuando fue reelegida lideresa del partido en Andalucía en aquel último fin de semana del mes de julio: «No me hagas elegir entre las dos lealtades, el PSOE y Andalucía».

La dirección federal del PSOE sabía desde hace más de una semana que los socialistas andaluces no comparten el apoyo que se ha dado desde el Congreso al cupo vasco ni tampoco están de acuerdo con las propuestas lanzadas por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para crear una hacienda catalana y condonar la deuda que la Generalitat tiene con las arcas del Estado. Pero, hasta ahora había sido una cuestión interna que los socialistas andaluces no habían hecho pública.

Condonación de la deuda

Sin embargo, las diferencias entre Susana Díaz y Miquel Iceta se han ido ahondando en las últimas semanas y por eso el pasado miércoles el portavoz parlamentario del PSOE andaluz, Mario Jiménez, salía presto a defender las tesis del partido en la comunidad autónoma. Jiménez explicó claramente que no estaba de acuerdo con la condonación de la deuda catalana de manera unilateral tal y como había planteado Miquel Iceta. Su argumento pasaba por defender una quita a todas las comunidades autónomas, empezando desde luego por las que más han cumplido con el objetivo de déficit impuesto por el Ministerio de Hacienda y entre las que se encuentra Andalucía y, por cierto, no está Cataluña que lleva varios ejercicios incumpliendo el tope de endeudamiento.

Una vez rota la veda por el portavoz parlamentario de Susana Díaz, ayer fue la consejera de Hacienda la que respondió de manera contundente a la propuesta del primer secretario del PSC de crear una hacienda federal con la que la Generalitat asuma la responsabilidad fiscal en consorcio con el Estado.

Nivel de renta

María Jesús Montero ha dicho claramente que no comparten este modelo de financiación que plantea el partido hermano del PSC, «parece indicar que los territorios son los que recaudan o contribuyen en vez de que sean los ciudadanos los que aportan los recursos».

El Gobierno de Susana Díaz tiene una posición completamente diferente ya que considera que los ciudadanos tienen que pagar a hacienda dependiendo de sus ingresos y sus bienes, y no del territorio en el que vivan. Así, María Jesús Montero defendía ayer que un ciudadano con un determinado nivel de renta en Cataluña y en Andalucía contribuyan en la misma medida, de la misma forma que un ciudadano con una determinada enfermedad reciba recursos públicos similares en ambos territorios».

la consejera de Hacienda desvela, además, las principales preocupaciones del Gobierno andaluz

Con este símil la consejera de Hacienda desvela, además, las principales preocupaciones del Gobierno andaluz sobre todo el debate de financiación autonómica ya que este modelo planteado por Iceta «puede dar la impresión de que los territorios tienen un volumen de recursos que luego aportan para que otros reciban solidaridad, y la clave es que todos los ciudadanos contribuimos con nuestros impuestos, vivamos donde vivamos».

En este debate, Susana Díaz cuenta con el apoyo de Guillermo Fernández Vara (Extremadura) y Javier Fernández (Asturias), si bien ninguno de los líderes apuesta por mantener un pulso entre territorios. Desde Castilla -La Mancha, García Page también ha advertido a los socialistas catalanes que lo que afecta a todos los españoles, debe decidirse entre todos : «Lo único que digo es que lo que afecte a todos los españoles se decide entre todos los españoles y la financiación, que nos afecta a todos, no se puede dejar llevar ni de compromisos electorales en un rincón de España». Luis Tudanca, secretario general del PSOE de Castilla y León (y no presidente de la comunidad autónoma como el resto de su compañeros de partido que sí se han posicionado) también insistía en un mensaje similar, si bien evitaba entrar en polémica: «Si se produce una condonación de la deuda a las comunidades autónomas debe hacerse en el marco de negociación de la nueva financiación autonómica».

El resto de partidos políticos andaluces también daba ayer su opinión sobre el futuro modelo de financiación autonómica en unas jornadas organizadas por Comisiones Obreras. Desde el PP Pablo Venzal, reclamaba «altura de miras» para consensuar un modelo que perdure en el tiempo. «No podemos entender el modelo de Estado sin una financiación autonómica sostenible».