Logotipo de los ducmentos oficiales de la Junta de Andalucía
Logotipo de los ducmentos oficiales de la Junta de Andalucía - ABC
ANDALUCíA

«Guardador», «monomarental» y otras perlas del lenguaje administrativo de la Junta

Los documentos oficiales de la comunidad eliminan los términos padre y madre en aras a evitar el «sexismo»

JAÉNActualizado:

La decidida guerra contra el «lenguaje sexista» se extiende a todos los campos de la burocracia de la Junta de Andalucía aún a costa de incumplir las normas de la Real Academia de la Lengua, hasta inventar un peculiar lenguaje administrativo con marcado interés ideológico.

A la amenaza que recibió una asociación de consumidores de perder la ayuda que la Junta había otorgado a una campaña por considerarla «sexista» al citar a «usuario» en lugar de «personas usuarias», se suman otros ejemplos en todos los ámbitos de la Administración autonómica.

Así, la Junta elude citar los términos padre o madre incluso en las solicitud de ayudas económicas por menores y partos múltiples. En ellas no pide los datos del progenitor, sino del solicitante. Y para determinar qué función cumplen en la familia los miembros que la componen cuenta con el apartado parentesco. Además, para conseguir la subvención la Consejería de Salud pide un documento que acredite que quien la pide (por lo general, el padre o la madre) ostenta la guarda de los menores como titular de la patria potestad.

Para el portavoz de la comisión de Cultura del PP de Andalucía, Antonio Garrido, la omisión de los términos padre y madre en la solicitud no se deriva del olvido, sino de la ideología. En su opinión, la administración andaluza busca conscientemente sustituir los vocablos utilizados para definir a los cabeza de familia por términos neutros. Lo que demuestra, aclara, la metástasis de la ideología de género en el ámbito administrativo. Cita como ejemplo que en las solicitudes para la escolarización la palabra guardador ha sustituido a la palabra padre.

Pero «guardador», al menos, es una palabra que tiene acomodo en el diccionario de la Real Academia Española (RAE). No ocurre así con «monomarental», neologismo de moda por mor de su utilización por parte de la diputada socialista Olga Manzano Pérez, firmante de una proposición no de ley para implementar medidas de protección a las familias «monoparentales y monomarentales» en el ámbito educativo. El término «monomarental» no cuenta con el nihil obstat académico, según informa a ABC una fuente de la institución que vela por la buena utilización de la lengua. « No es una palabra aceptada por la RAE», aclara.

Precisamente, la propuesta, debatida en el pleno del pasado 8 de junio, suscitó polémica por el término utilizado para definirla. Así, Garrido fue reprendido por la vicepresidenta primera de la cámara, Teresa Jiménez, por aclarar desde su escaño al orador, José Antonio Funes Arjona, de Ciudadanos, que la palabra que había utilizado no existía.