Antonio Cortés, afectado por las plusvalías por herencia, se manifiesta ante el Ayuntamiento de Málaga
Antonio Cortés, afectado por las plusvalías por herencia, se manifiesta ante el Ayuntamiento de Málaga - FRANCIS SILVA
IMPUESTOS

Así gravan la plusvalía «mortis causa» los ayuntamientos andaluces

Los consistorios socialistas (menos Sevilla) tienen los tipos más altos pero Jaén no aplica ninguna bonificación

MÁLAGAActualizado:

Prácticamente aniquilado en Andalucía el impuesto de sucesiones con la reforma pactada entre el PSOE y Ciudadanos, la presión social que ha llevado a la drástica rebaja de este oneroso tributo ha opacado que quienes se enfrentan al dolor de la pérdida de un ser querido sí seguirán teniendo que pasar por la caja de su Ayuntamiento cuando hereden. Pues han de satisfacer el impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. La conocida como plusvalía, pero no en este caso por la venta de una vivienda, sino «mortis causa».

Ante esta tesitura, el PSOE de Málaga ha emprendido una campaña de acoso y derribo contra el gobierno municipal del PP en esta ciudad para exigirle que aumente las bonificaciones sobre este impuesto. La Ley Reguladora de las Haciendas Locales deja en manos de los municipios bonificar hasta en un 95% la cuota a pagar por la plusvalía por herencia. Pero lo habitual es que los consistorios introduzcan requisitos para ello que limitan la bonificación.

Con esta campaña los socialistas, capitaneados por su portavoz Daniel Pérez creen haber encontrado un bálsamo curativo después de haber tenido que rectificar a nivel autonómico con las sucesiones. Más cuando la respuesta del gobierno local de Francisco de la Torre ha sido una negativa. La plusvalía, aducen, se va a modificar próximamente y hasta que no se sepá cómo quedará no conviente tocarla.

El PSOE se encuentra acompañado además por una plataforma recién creada de afectados por el tributo en Málaga, y eso les ha permitido abrir el debate. Se han dado casos efectivamente sangrantes como el de la portavoz de este colectivo, María Rubio. Desempleada y perceptora de una ayuda social de 426 euros al mes, cuando murió su madre heredó la mitad de la vivienda en la que reside su padre. El Ayuntamiento le pretende liquidar 4.100 euros y ha tenido que pedir un préstamo. «Prefiero ni imaginarme qué ocurrirá cuando fallezca mi padre», se duele a ABC. Tras el ruido generado por casos como el suyo, a Rubio la ha citado el Consistorio el martes. «Pero no van a callar nuestras bocas; esto no es una cosa sólo mía», asevera.

El problema para el PSOE es que a poco que se levante la vista sobre el mapa de Málaga se observa que la situación es similar en todos los ayuntamientos. Incluidos por supuesto los que ellos mismos gobiernan. Es decir, no ocurre con la plusvalía «mortis causa» lo que sí pasaba con el más que gravoso «hecho diferencial andaluz» en cuanto a las sucesiones.

¿Cuánto pagan los herederos andaluces por este tributo municipal? Pues, pese a los lamentos de los socialistas, la presión fiscal de Málaga en cuanto a plusvalías es igual o menor que muchas de las capitales que rigen los socialistas. Según el ránking tributario que publica el Ayuntamiento de Madrid, en cuanto a Andalucía sólo Sevilla (26,80%) y Almería (el más bajo, con un 20%) tienen un tipo impositivo menor para las plusvalías que el malagueño, que es del 29%. Córdoba, Granada y Huelva, todas con alcaldes socialistas, mantienen el máximo, del 30%.

En cuanto a los requisitos exigibles para bonificar parte del impuesto, resulta más caro heredar en Córdoba, donde sólo se perdona el 50 por ciento del tributo a quienes hayan convivido con el finado durante los dos años anteriores al deceso y no vendan la casa en los dos años siguientes. Es el mismo parámetro que rige en Málaga, donde esa exigencia se acompaña también de diferencias según el valor catastral del inmueble. Lo mismo que ocurre en Huelva.

Esta misma exigencia, la de la convivencia con el fallecido, vale para que Sevilla rebaje el 95% de la cuota. El ayuntamiento hispalense también dispone de otros descuentos en base al nivel catastral de la vivienda. Menos de 10.000 euros obtienen el 95%; hasta 20.000, el 50%; un 30% para un máximo de 50.000 y de ahí hacia arriba, no hay descuentos.

En Almería la bonificación también la define el valor catastral. Todos los inmuebles heredados con un valor menor a 50.000 euros consiguen el 95% de «perdón». En Granada la rebaja es plana, del 50 por ciento para todos los herederos. Jaén no puede bonificar por encontrarse inmersa en un plan de ajuste derivado de su complicada situación económica. Cádiz no ha aportado datos a este periódico.

Es decir, que la capital malagueña no es el «mordor» impositivo que dibujan los socialistas de esta ciudad. Y se da la circunstancia incluso de que algunas de las ventajas que aquí se aplican se han negado en otras capitales del PSOE. El portavoz municipal del PP en Córdoba, José María Bellido, relata a ABC cómo la alcaldesa, la socialista Isabel Ambrosio, ha rechazado «copiar» las bonificaciones que sobre este impuesto se aplican en la capital costasoleña. Así se lo habían solicitado los populares. A cambio, la ayudarían a aprobar las ordenanzas fiscales del año que viene ante las reticencias de Ganemos —marca blanca local de Podemos cuyos votos son clave— a apoyarla.