El consejero José Fiscal - ABC

Fiscal insiste en el error: elude que el presidente del CSIC rechaza la autoría del informe de Doñana

El CSIC no reconoce como suyo el informe con el que tanto Susana Díaz como José Fiscal han amenazado al Gobierno central con acudir a la Justicia

SEVILLAActualizado:

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha dejado en evidencia al consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, y a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Ambos se ampararon el pasado viernes en un supuesto informe del CSIC para cargar contra el Gobierno central a cuenta del proyecto de Gas Natural en el entorno de Doñana; sin embargo, el CSIC rechaza tajantemente que ese informe represente la posición de esta institución, según un documento al que ha tenido acceso ABC.

El CSIC no reconoce como suyo el informe con el que tanto Susana Díaz como José Fiscal han amenazado al Gobierno central con acudir a la Justicia, sin embargo, José Fiscal ha decidido eludir esa realidad. De hecho, el supuesto informe se trataría de un documento antiguo que en este momento solo está accesible a través de la página web de la asociación conservacionista Greenpeace. Ese escueto informe de cuatro páginas solo hace referencia de forma específica al Proyecto Marismas en tres párrafos, en los que el geólogo Miguel Doblas Lavigne (adscrito al CSIC) indica que la iniciativa de Gas Natural Fenosa «no incluye un estudio geofísico-tectónico que evalúe el riesgo sísmico» de esta infraestructura.

Y en base a esa afirmación —que no es correcta— la Junta de Andalucía ha decidido deslegitimar las dos Autorizaciones Ambientales Unificadas que sus propios técnicos han aprobado. El presidente del CSIC, Emilio Lora Tamayo, rechaza en una misiva, dirigida a Gas Natural Fenosa, que el supuesto informe que esgrime la Junta de Andalucía sea la postura oficial de esta institución científica. Lora Tamayo remitió esta carta a la compañía gasista el pasado 11 de julio explicando que «las expresiones del señor Doblas citadas en el mencionado informe son de su autoría y responsabilidad, por lo que no se corresponden con el informe emitido por el CSIC a través de la Estación Biológica de Doñana».

José Fiscal se aferra a una carta (que no informe) enviada por el delegado andaluz del CSIC, Manuel Ángel Ferrer, al defensor del pueblo. Ferrer contestó que la Estación Biológica de Doñana no estaba capacitada para tal trabajo (le remitió, de hecho, al Instituto Geológico y Minero). Sí le envió algunos documentos sobre Doñana que se habían realizado de forma dispersa por parte de algunos científicos de la institución, haciendo un «corta y pega» de distintos estudios ya publicados con anterioridad. En un video grabado en la mañana de hoy, José Fiscal lee la carta del Manuel Ferrer, como si se tratara de un informe, y sostiene que con ella irá a los tribunales para parar el proyecto. Decide así hacer oídos sordos al presidente del CSIC, que rechaza que eso sea un informe.