La presidenta andaluza, Susana Díaz, a su llegada al Congreso Federal
La presidenta andaluza, Susana Díaz, a su llegada al Congreso Federal - EFE/SERGIO BARRENECHEA

La estruendosa ausencia de Susana Díaz en el Congreso Federal del PSOE

La delegación andaluza sólo acudió a la inauguración y a la votación pero se borró de las ponencias y del mitin de cierre

SEVILLAActualizado:

Ha cumplido su palabra. O no. Depende a quién se pregunte. Susana Díaz no ha dado quebraderos de cabeza a Pedro Sánchez en el congreso federal de su «entronización» (como lo han llamado algunos particularmente aviesos) pero lo cierto es que tampoco ha «arrimado mucho el hombro» como ha pregonado.

Porque la presencia de la delegación andaluza en el congreso se ha circunscrito a dos momentos: la inauguración y la votación de la Ejecutiva Federal. Y nada más porque los delegados de Susana Díaz se han borrado literalmente de los debates, las comisiones, las ponencias y, por supuesto, del acto de clausura. Una estrategia perfectamente medida y que no ha tenido nada de improvisación. Si ha sido acertada o no, el tiempo lo dirá pero lo cierto es que ha molestado a muchos militantes de otros territorios e incluso a algunos partidarios de Susana Díaz que consideran que es un «error de bulto», «otro más», dicen con tristeza.

El PSOE andaluz no ha discutido nada más que la composición del Comité Federal,el máximo órgano entre congresos y donde estuvo la llave para el derrocamiento de Pedro Sánchez el 1 de octubre. El nuevo líder no ha caído en el mismo error y ha ganado también en esta batalla interna. La cuota andaluza no sólo se mantiene, sino que sube ligeramente con 30 miembros. Pero, sólo 14 son afines a Susana Díaz.

Sin embargo, la Ejecutiva Federal ha salido con 270 votos en blanco. Susana Díaz enseñó su papeleta de votación a la misma pero no se sabe qué pasó con las que introdujeron en la urna sus incondicionales. Eso sí, aseguran que no ha habido ninguna orden por parte de la dirección regional. Cada uno ha votado lo que ha querido, «la Ejecutiva no integra a muchos territorios así que no sorprende su rechazo», comentaban.

Donde sí ha habido premeditación ha sido en la fiesta del sábado por la noche. Mientras en Ifema se debatían ponencias, enmiendas y comisiones, los socialistas andaluces dejaban llamativamente las sillas que tenían reservadas porque estaban citados en un bar del otro extremo de Madrid en un encuentro con mensaje político. Susana Díaz arengaba a los suyos y les daba el discurso oficial, «hemos venido a ayudar, a aportar, y a dar lo mejor que tiene el PSOE de Andalucía. Eso le he dicho al secretario general», aseguraba al tiempo que lanzaba otro mensaje con carga de profundidad. «Andalucía tiene un equipazo. No tengáis complejo sino orgullo», aseguraba tras admitir públicamente su derrota en las primarias. «Vamos a ganar las andaluzas, que serán la antesala de las municipales, y vamos a volver a ganar el Congreso Regional del 29 de julio», les dijo.

Hay runrún con Pérez Tapias

Quizás porque los ánimos estaban caldeados por lo ocurrido en el congreso, quizás porque ahora los pedristas andaluces se ven más fuertes, lo cierto es que uno de los temas de conversación de la jornada de este domingo era la posibilidad de presentar un candidato alternativo a Susana Díaz a la secretaría regional.

La nueva dirección del PSOE, por boca de Gómez de Celis , ha reiterado que no está detrás de ninguna candidatura alternativay que será una cuestión «individual» de cada militante. Lo que ocurre es que las plataformas de apoyo a Pedro Sánchez en Andalucía tienen sus ojos puestos en José Antonio Pérez Tapias. El granadino todavía no se ha pronunciado oficialmente, tan sólo ha prometido que lo pensará. Pero hay muchas cosas en juego. Y la primera de ellas es el Gobierno del PSOE en la Junta de Andalucía.

Dejando al margen otras cuestiones de filias y fobias personales, lo cierto es que una candidatura alternativa podría debilitar aún más la imagen de Susana Díaz, muy tocada tras su fracaso en las primarias. Pero esta vez sería en su propio territorio. En esta dualidad se mueven los socialistas andaluces. Lo bueno es que la incertidumbre durará poco porque mañana a las 12 expira el plazo para presentarse.