Dos profesionales de Enfermería
Dos profesionales de Enfermería - ABC

Las enfermeras en Andalucía quieren un sistema especial de jubilación como los bomberos

Satse presenta los datos de su encuesta sobre la situación de los profesionales del sector y estima que más de la mitad de las enfermeras en la comunidad están «quemadas» y estresadas

SEVILLAActualizado:

En Andalucía faltan casi 4.000 enfermeras y la que hay -unas 21.000, según datos del Servicio Andaluz de Salud (SAS)-, viven una situación «precaria» y se sienten «quemadas» y estresadas. Es lo que se deduce del informe presentado este lunes por el sindicato de Enfermería Satse en Sevilla, en el que han hecho públicos los datos de la encuesta que han realizado a los profesionales del sector para conocer cómo ven su profesión y la atención que dan a los pacientes.

«Ya no se habla de calidad del servicio de Salud», ha dicho el secretario regional del sindicato, Francisco Muñoz, «ahora ya solo hablamos de seguridad». El nivel de degradación de la atención sanitaria es tal que «más de la mitad de las enfermeras en Andalucía sufren el síndrome del profesional quemado». Esto es: ansiedad, problemas para dormir, dolores... Todo por «la falta de plantilla y las malas condiciones de trabajo», explican desde Satse.

Según la encuesta presentada este lunes por Satse, un 93 por ciento del personal de Enfermería considera que el ambiente laboral se ha deteriorado y, lo que es aún más preocupante, un 80 por ciento considera que la atención al paciente ha empeorado en los últimos años.

Desde el sector se reclama por un lado una inversión en personal y, además, ciertas mejoras como un plan de jubilación especial «como el que tienen bomberos o policías», ha explicado la secretaria provincial de Satse, Reyes Zabala. «Tenemos un desgaste emocional y físico como esos profesionales y deberíamos tener una forma de jubilación especial, lo llevamos reclamando 20 años».

Según este sindicato, Andalucía ha perdido «miles» de enfermeras en los últimos años por los rectores de la Junta y la falta de reposición de profesionales. «Solo por jubilación hemos perdido 500 enfermeras diarias desde 2011», han expuesto y «muchas se han jubilado con 63 años porque no podían con las condiciones laborales aún teniendo vocación para seguir».