SANIDAD

¿De dónde vienen los medicamentos que se recetan a los andaluces?

El SAS selecciona a los laboratorios que proveen de genéricos a las farmacias mediante las controvertidas subastas

Procedencia de los principales medicamentos
Procedencia de los principales medicamentos - FUENTE: JUNTA DE ANDALUCÍA/ GRÁFICO: A. MONTES
ANTONIO R. VEGA Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Ansiolíticos fabricados en Polonia, antibióticos y tratamientos contra la enfermedad de Parkinson procedentes de Bombay (India), fármacos antihipertensivos eslovenos, «omeprazol» portugués y antiinflamatorios (ibuprofenos) germanos, llenan las vitrinas de las farmacias. Medicamentos producidos en países lejanos e incluso exóticos se han hecho un hueco destacado desde el año 2012 en los botiquines de los hogares andaluces desplazando a otras marcas conocidas, a menudo sin que sus dueños sean conscientes de ello.

El responsable es el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que selecciona a los laboratorios que proveen de genéricos a las farmacias mediante las controvertidas subastas. Para ello los médicos están obligados a recetar principios activos, sin marca comercial. No hay motivo para la alarma. Se trata de conocer exactamente de dónde vienen los genéricos que se toman los andaluces. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha defendido en el Parlamento andaluz que los medicamentos «que se eligen son aquellos que están aprobados por la Agencia Española del Medicamento», que no da el visto bueno a ninguno que no tenga «todas las garantías de calidad».

Gran parte de los productos que se dispensan en las farmacias proceden del lejano Oriente. Estos productos conviven con otros suministrados por pequeños fabricantes españoles. La gran industria farmacéutica nacional rechaza participar en un procedimiento que les empuja a tirar sus precios.

Una sola empresa andaluza

En la última subasta de medicamentos, resuelta en septiembre pasado, tres de los quince laboratorios seleccionados tenían su sede central en Bombay (India). Son los casos de Ranbaxy, Aurovitas —que tiene delegación en España— y FDC Pharma. La lista se completa con otras dos multinacionales del país asiático, Aurobindo y Accord Healthcare, adjudicatarias de lotes en la anterior subasta, convocada en abril. Las empresas indias se hacen con la tajada más suculenta del pastel farmacéutico.

Cinco laboratorios seleccionados en las últimas subastas del SAS proceden del país asiático

De todos los laboratorios seleccionados en las recientes convocatorias —la mayoría de lotes quedan desiertos y se subastan de forma insistente—, sólo hay uno andaluz: la compañía almeriense Francisco Durban S.A., que se hizo con un lote de escitalopram, un agente antidepresivo. Una de las principales críticas de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos a este sistema es que las empresas ganadoras no aportan nada al PIB regional ni generan aquí trabajo.

¿Cuál es el origen de los genéricos que han llegado a las boticas andaluzas a través de las últimas pujas? Los antibióticos (amoxicilina) salen de laboratorios de India (Ranbaxy y Aurobindo), Valencia (Generfarma) y Alemania (Aristo Pharma). Los enfermos de artritis reciben celocoxib, que se fabrican en India, pero también en Eslovenia (la empresa Krka Novo Mesto) y Barcelona (Uxafarma). El colirio que se receta a enfermos de glaucoma (dorzolamida) es alemán o asiático.

El mercado nacional suministra la mayor parte del ibuprofeno a través de VIR (Madrid), Aldo-Union (Barcelona) o Arito (Berlín). La empresa india Aurovitas, que preside Phaneemdra Prasad Gorla, provee de levodopa a quienes padecen Parkinson. Si el paciente es propenso a reflujos gástricos, es probable que le receten un omeprazol alemán, luso, español o indio. Los hipertensos tienen menos donde elegir: la multinacional india Accord abastece a las farmacias de propranolol. El analgésico paracetamol viene de India, Alemania o Barcelona, indistintamente.

La innovadora medida de ahorro puesta en marcha en 2012 —que ya va por su décima convocatoria— genera desconfianza a asociaciones de pacientes, que han alzado su voz tanto por los desabastecimientos puntuales que se han producido en algunas boticas al tratarse en algunos casos de pequeñas empresas proveedoras que no dan abasto, como por la sustitución de unos fármacos por otros a pacientes mayores, sin soslayar la «falta de equidad» entre los usuarios andaluces y los del resto de España.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios