Vista del salón de plenos del Parlamento de Andalucía
Vista del salón de plenos del Parlamento de Andalucía - J.M. SERRANO
LAS RETRIBUCIONES DE SUS SEÑORÍAS

Los diputados andaluces cobran hasta 2.500 euros en dietas y complementos en agosto

También perciben en este mes de vacaciones las retribuciones por asistir a las comisiones que no se reúnen en este mes

SEVILLAActualizado:

La espita que ha abierto el grupo parlamentario de Podemos al respecto de las retribuciones y complementos que cobran los diputados andaluces tiene más fondo del que pudiera parecer. Porque ajustando las cuentas, los diputados andaluces no sólo van a cobrar las dietas por desplazamientos que no van a realizar durante el mes de agosto, sino que también van a recibir los complementos que perciben mensualmente por asistencia a las comisiones del Parlamento, a pesar de que las puertas de la institución están cerradas metafóricamente hablando, ya que es un mes inhábil desde el punto de vista legal. Una cantidad que puede sumar hasta 2.500 euros más cada mes. Al margen del sueldo, claro.

Esto significa que los diputados van a cobrar entre 177 y 495 euros por un trabajo que no van a desarrollar puesto que no hay actividad parlamentaria, aunque los pagos sí se mantienen. Esta asignación complementaria aparece reflejada en las nóminas de sus señorías y su diferente cuantía depende del cargo que ostenten en estas comisiones. El presidente de una comisión así como los portavoces de cada uno de los grupos parlamentarios en la misma recibe el tope máximo, 495,99 euros cada mes; mientras que los vicepresidentes cobran 336,80 euros; y los secretarios de las comisiones 177,61 euros mensuales.

Hay que tener en cuenta que estas dietas son incompatibles entre sí, por lo que un diputado que participe en varias comisiones sólo tendrá derecho a cobrar un complemento, el más alto evidentemente. Hay algunos diputados que están fuera de este rango ya que por su cargo especial dentro de la Cámara perciben unas cantidades superiores.

Es el caso del presidente del Parlamento, cuyo complemento está establecido en 1.552,74 euros mensuales; los vicepresidentes de la Mesa del Parlamento (el órgano de Gobierno), así como los portavoces de los grupos parlamentarios cobran 1.246 euros. Los secretarios de la Mesa y los portavoces adjuntos de los grupos parlamentarios reciben 937 euros mensuales y los secretarios de los grupos políticos cobran 654 euros mensuales.

Las dietas «ocultas»

Esta cantidad, que sí tributa a Hacienda, se suma a las dietas que perciben los 109 diputados andaluces y que están libres de impuestos. Es más, no aparecen ni siquiera en las nóminas mensuales de sus señorías que están colgadas religiosamente en el portal de la transparencia del Parlamento andaluz, al contrario de lo que ocurre con los complementos que sí se reflejan en la nómina.

Estas dietas oscilan entre 800 y 2.000 euros al mes dependiendo de las provincias de origen de los diputados, cobrando más quien representa a Almería y menos quien es de Sevilla, ya que la sede de la Cámara está en la capital hispalense. Unas dietas que tres grupos de la Cámara, PSOE, PP y Ciudadanos, se han negado a eliminar a pesar de la propuesta planteada por Podemos.

La formación morada pretendía suprimir todas estas dietas ya que las considera un «sobresueldo sin justificación». Así, presentó una reforma del reglamento del Parlamento para que los diputados cobrasen las dietas por los gastos que realmente realizaban, presentando las correspondientes facturas o justificantes y adaptándose al baremo que está establecido para los trabajadores de la Junta. Pero la propuesta no ha llegado ni siquiera a debatirse porque no ha pasado el filtro de la Mesa del Parlamento (sólo votó a favor Podemos; IU no tiene voto en este órgano así que no se pronunció al respecto).

Las comisiones

La Cámara andaluza cuenta con 21 comisiones diferentes, trece de ellas se corresponden con cada una de las consejerías del Gobierno andaluz y tienen como labor fiscalizarlas, pedir explicaciones al titular de la misma y analizar y debatir las leyes o textos normativos que se aprueban en cada uno de estos ámbitos.

Y otras ocho comisiones son las no legislativas y su función es de control. Así están la de Nombramientos, relaciones con el Defensor del Pueblo y Peticiones; Asuntos Europeos; Control de la RTVA; Desarrollo Estatutario; Reglamento; Seguimiento y control de la Financiación de los partidos políticos; Estatuto de los Diputados; y sobre Políticas para la Protección de la Infancia.

Estos órganos se reúnen dos veces al mes, en las semanas en las que no hay pleno en el Parlamento y analizan y estudian los asuntos más importantes que luego se debaten en el plenario. Hay asuntos que no pasan de estas comisiones, como algunas preguntas a los consejeros del ramo. También es el foro en el que los diputados pueden llegar a acuerdos antes de presentar el debate final de una ley concreta. De hecho, ante estas comisiones del Parlamento comparecen muchos agentes sociales o expertos que, en calidad de invitados, dan su opinión técnica sobre los asuntos que se debaten.