Daniel Lacalle posa para ABC con el cartel de Stop Impuesto Sucesiones en Sevilla
Daniel Lacalle posa para ABC con el cartel de Stop Impuesto Sucesiones en Sevilla - ROCIO RUZ

Daniel Lacalle: «Con el impuesto de Sucesiones la Junta de Andalucía financia una administración monstruosa»

El popular economista analiza el desafío catalán y el tributo que grava las herencias en Andalucía

SEVILLAActualizado:

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es uno de los economistas con más tirón mediático de España. Reputado gestor de fondos en la City de Londres y embajador de la Comunidad de Madrid en la capital británica por la Cámara de Comercio, es capaz de traducir un sesudo análisis sobre los mercados y desentrañar los misterios de la crisis con palabras que todo el mundo entiende.

La pizarra de este gurú liberal lo mismo disecciona el impuesto con peor fama del sistema tributario español que la tormenta financiera desatada por la posible declaración de independencia en Cataluña. El economista conversa con ABC entre pequeños sorbos a su café con leche en el restaurante sevillano donde ha compartido mesa y mantel con miembros de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones.

¿Los inversores y ahorradores tienen motivos para estar preocupados por lo que ocurre en Cataluña?

—Tienen que estar cautelosos ante un evento muy peligroso, que es una secesión unilateral, porque puede tener muchas ramificaciones en cuanto a la solvencia de las entidades financieras. Pero no deben caer en la trampa de pensar en una debacle porque el resto de España va a estar apoyada por el Banco Central Europeo y el Fondo de Garantía de Depósitos.

Hay usuarios que han cerrado cuentas o sacado sus ahorros de algunos bancos. ¿Puede haber un «corralito»?

La probabilidad es muy baja. Otra cosa es que ante la salida de depósitos estas entidades deben cortarlo por lo sano, como están haciendo, cambiando la sede. Ante una secesión, las entidades financieras y empresas suelen optar por no involucrarse. Pero hay un punto en el que se tienen que involucrar porque afecta a su supervivencia. Lo de Cataluña es el secuestro de las instituciones por parte de los separatistas con un objetivo mal calculado económicamente. Han sobreestimado desde un punto de vista arrogante sus posibilidades económicas. Ante esa situación tan grave, muchas empresas están trasladando sus sedes. Probablemente, esto calme las ansias separatistas porque la UE, OCDE y ONU están en contra.

¿El desafío soberanista pone en riesgo la recuperación económica?

Todavía no se ve pero, como ha dicho el propio Banco de España, el riesgo es muy importante.

En diciembre se sentarán en el banquillo 22 ex altos cargos de la Junta por el caso ERE en Andalucía, pero la mayor parte del dinero defraudado no se ha recuperado. ¿Deberían estar más castigadas estas conductas penalmente?

Lo que no puede ser es que la fiscalidad a los que producen sea confiscatoria y a la vez se pierda una cantidad tan monstruosa en corrupción. Las condenas deben ser más agresivas. No puede ser que estas personas vayan a irse, a lo mejor, a la cárcel pero sin ningún impacto en su patrimonio porque entonces no deja de haber un incentivo para volverlo a hacer.

A partir del 1 de enero en Andalucía dejarán de pagar el impuesto de sucesiones los familiares directos al recibir herencias de hasta un millón. ¿Esta reforma resuelve el problema?

No. El impuesto de sucesiones se tiene que suprimir porque lo está haciendo todo el mundo. España va a ser el único país de la UE que lo tenga en un año. Eso es intolerable porque es confiscatorio, injusto y antisocial. Tampoco es un impuesto a los ricos porque las grandes fortunas buscan fórmulas para establecerse incluso en otros países. Quienes realmente lo sufren son las familias. Ataca el ahorro y grava cosas que ya han pagado impuestos en innumerables ocasiones. La reforma no está basada en eliminar una injusticia sino en recaudar la misma cantidad con el maquillaje de que se ha bonificado. Para ello está llena de trampas como son unos factores multiplicadores desproporcionados y sin justificación, los costes de demora y el tipo de interés.

La Junta de Andalucía alega que a quién le compete eliminarlo es al Gobierno al ser un tributo estatal, aunque esté cedido a las autonomías.

Lo pueden bonificar al cien por cien. Es una falacia ese argumento. Está en su poder bonificarlo y hay comunidades que lo han hecho. No lo hacen por una razón puramente recaudatoria.

El Ejecutivo andaluz asegura que con impuestos como éste se financian la sanidad y educación públicas

El impuesto tiene un potencial recaudatorio de los más bajos que existen. Además, educación y sanidad se financian con otros impuestos que vienen de la caja común. La Junta tiene una administración paralela que cuesta más de 6.500 millones al año. Eso es lo que se está intentando cubrir con impuestos confiscatorios como éste. No es la educación y la sanidad lo que se financia sino una monstruosa administración paralela, que genera un efecto expoliador. Lo que hace es quitar ahorro de la clase media para mantener una burocracia hipertrofiada.

La Junta de Andalucía tiene 326 entidades públicas. ¿Es sostenible este tamaño del sector público?

Andalucía tiene más entidades públicas que Inglaterra e Irlanda juntas. El problema no es recaudatorio sino de ineficiencia económica. Tú no puedes tener una sociedad como la andaluza, dinámica y muy orientada a servicios, con un coste fijo creciente. Eso genera una presión fiscal superior a la media de otras comunidades y desincentiva la creación de empleo.

¿Está la Comunidad de Madrid practicando «dumping» fiscal a otras regiones, como denuncia Andalucía?

Decir que Madrid es un paraíso fiscal es intentar esconder que Andalucía es un infierno fiscal, que está fuera de la evolución hacia la que están yendo todos los países de la OCDE. La Comunidad de Madrid no tiene una fiscalidad mucho más atractiva que la media de países de la UE.

¿Está Andalucía peor financiada?

Es una falacia. Madrid es la que más contribuye al mecanismo de financiación de las comunidades. ¿Cómo se calcula el estar peor financiado? Esto es lo que yo me gasto y tengo que tener acceso a este dinero. No señor, eso no es estar peor financiado sino peor gestionado. Es una gran diferencia.

Otro impuesto que está en la picota es el de plusvalías. ¿Afecta también al ahorro de las familias?

Es devastador. Es un impuesto sobre un supuesto lucro calculado aleatoriamente.

El Tribunal Constitucional ha anulado varios artículos. ¿Qué futuro le espera a este tributo?

Todo esto lo está permitiendo la UE porque se estamos saliendo de la crisis y hay otras cosas más importantes. Pero la batería de reclamaciones y recursos debido a esta aleatoriedad van a generar multas porque no existen esos conceptos en otros países.