Nuria Rodríguez, Machú Harras, María Victoria Atencia, Ana García y Marina Aranda, en el Museo Carmen Thyssen de Málaga
Nuria Rodríguez, Machú Harras, María Victoria Atencia, Ana García y Marina Aranda, en el Museo Carmen Thyssen de Málaga - FRANCIS SILVA

Creadoras malagueñas analizan las claves del arte y la cultura

Se trata de la segunda cita del foro «Andalucía en femenino», de ABC y BBVA

Actualizado:

El papel de la mujer en el arte y la cultura no siempre ha sido tan relevante como su capacidad prolífica merecía. No hace demasiado tiempo, declararse poetisa o escultura era una hazaña digna de admiración, y hubo abanderadas que han abierto el camino a todas las artistas que han venido detrás. Bien lo saben María Victoria Atencia y Machú Harras, dos precursoras de la esfera artística que han sembrado palabras y esculturas en cientos de páginas y de espacios urbanos, dos veteranas del mundo de la cultura y el arte que han formado parte del segundo encuentro del Foro «Andalucía en femenino» que organiza ABC y patrocina BBVA, con la colaboración de Coca Cola European Partners, Clece, Iberdrola y Renault.

La cita ha tenido lugar en un marco incomparable, el Museo Carmen Thyssen de Málaga, un espacio más que apropiado para dar voz a mujeres creadoras. Junto a estas dos eminencias participaron otras ponentes igualmente admirables: la artista flamenca Marina Aranda, la directora del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Málaga Nuria Rodríguez, y la empresaria Ana García, que aparcó su profesión de educadora especial para montar un restaurante junto a su marido (Barbulla) donde todo es fruto de la innovación y el constante esfuerzo por diferenciarse.

Visibilidad

Uno de los primeros temas que salió a debate fue el de la evolución de la mujer en la esfera cultural y artística, sobre lo que Nuria Rodríguez aseguró que hay más presencia femenina tanto en la gestión cultural como en la esfera creativa, pero aún queda mucho por hacer. «Una cosa es que haya más presencia de mujeres en estos ámbitos y otra cosa es la visibilidad que tengan sus trabajos, donde sigue habiendo diferencias con los hombres», matizó esta experta.

Abrirse camino en este sector no es fácil y bien lo sabe la joven Marina Aranda, que ha vivido en primera persona los obstáculos que ofrecen las ciudades actuales para montar un tablao flamenco. «En Madrid o en Barcelona es más sencillo y aquí han venido empresarios que ya tenían uno allí y se han tenido que volver porque hay muchas pegas con el tema de las normativas urbanas sobre ruidos en el centro». No obstante, asegura, se ha producido un cambio importante en la imagen de la mujer flamenca. «Antes se nos veía como prostitutas y ahora eso está cambiando».

Cuando María Victoria Atencia comenzó hace décadas a escribir poemas tampoco lo tuvo fácil, puesto que se introdujo de lleno en un mundo muy masculinizado. Revistas como ‘Caracola’ o ‘Litoral’ le ayudaron a desarrollarse en un grupo literario, además de la presencia de su marido, el también poeta Rafael León. «He escrito más de 20 libros y me sorprende el empuje que sigue teniendo mi obra».

Machú Harras tuvo que esperar hasta los años 80, cuando se lanzó al mundo de la escultura en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO. Desde entonces ha creado decenas de estatuas y elementos urbanos que decoran las calles de Málaga, aunque sigue guardando grandes proyectos en su cajón a la espera de que llegue el momento de sacarlos. Ella tiene claro que «la innovació» es la clave para abrirse camino en el arte, al igual que piensa la joven Ana García. «Crear es importante también en gastronomía y más en Málaga, que se ha convertido en punta de lanza de las tendencias nacionales», subraya la propietaria de Barbulla.

El foro «Andalucía en femenino» nace con el objetivo de obtener el enfoque femenino en los distintos ámbitos clave para la región, como la empresa o el mundo creativo. Las siguientes mesas de debate versarán sobre mujeres comprometidas y mujeres comunicadores, analizando diversas esferas en las que la visión de la mujer tiene mucho que aportar.