Imagen de Pablo Durán, presidente del Parlamento andaluz
Imagen de Pablo Durán, presidente del Parlamento andaluz - RAÚL DOBLADO
POLÉMICA EN EL PARLAMENTO

El contrato de la empresa del sobrino del presidente «borrado» de la web del Parlamento

La normativa obliga a publicar todos los contratos menores que se han pagado con fondos públicos en el portal de la transparencia

CÓRDOBA / SEVILLAActualizado:

El Parlamento de Andalucía se ha asegurado que del polémico contrato para la realización de una campaña publicitaria sobre el 4 de diciembre no quede ni el humo. Que sean sombras de un mal pasado, nada. El proyecto publicitario ha sido la apretura más grave que ha tenido el presidente de la Cámara, el socialista Juan Pablo Durán, cuando se conoció que su propio sobrino trabajaba en la empresa de Madrid que fue adjudicataria del proyecto, de nombre El Cañonazo Transmedia y que se dedica a marketing digital. El caso le trajo tantos dolores de cabeza a la segunda autoridad de la comunidad autónoma que no es posible hallar rastro alguno del contrato, que fue concedido directamente y sin concurso público al tratarse de un contrato menor, en donde sí deben aparecer. Es decir, en el listado de publicación obligatoria de los contratos menores del Parlamento de Andalucía donde, milagro, no hay rastro ni de la campaña, ni de la empresa, ni de las cantidades pagadas.

Y eso a pesar de que el 31 de enero, el pasado miércoles, se publicaron todos los contratos menores realizados por el Parlamento de Andalucía en el cuarto trimestre del año 2017. Una publicación donde debería aparecer dicho contrato ya que la adjudicación fue el 22 de noviembre de 2017.

Tampoco a la mesa

Pero no es el único lugar donde no queda rastro de este contrato ya que ni Juan Pablo Durán ni ningún servicio administrativo del Parlamento ha presentado a la Mesa de la Cámara, el órgano de gobierno de la misma, a pesar de que varios grupos parlamentarios, entre ellos Podemos, IU y el PP, reclamaron el expediente completo de esta polémica contratación.

El Parlamento gestionó más de 600.000 euros en contratos menores (entre 600 y 18.000 euros)

Desde la aprobación de la legislación sobre transparencia, muchas zonas de sombra han tenido que caer (si bien poco a poco) en las instituciones o en las entidades privadas que se dedican a gestionar recursos públicos. Una de ellas es la de los contratos menores. Con la nueva norma, las administraciones e instituciones publican periódicamente los contratos de menor cuantía con el objetivo, se supone, que alguien lo lea y detecte patrones de contratación irregular. Por ejemplo, a la empresa donde trabaja un familiar o siempre al mismo. El Parlamento gestionó más de 600.000 euros en contratos menores (entre 600 y 18.000 euros) y que no precisan de un procedimiento competitivo. Poco después de saltar el escándalo, Juan Pablo Durán renunció a las competencia en esta materia en favor de la Mesa del Parlamento tras asumir una parte de la gestión económica.

Jefe de gabinete

El Parlamento de Andalucía realiza la publicación trimestralmente de todos sus contratos. La última actualización de la información se produjo, según consta en su página de internet, el 31 de enero. Pero en esa relación no aparece «el contrato», el que ha tenido más miga de todo el mandato. Si la documentación oficial es correcta, la fecha de aprobación del gasto se produjo a propuesta de la jefa de gabinete del presidente, la exdelegada provincial de Innovación de la Junta en Córdoba Sol Calzado, mediante un escueto informe donde aseguraba que la empresa propuesta era fantástica, una auténtica revolución en el sector transmedia. La fecha de ese encargo, el 22 de noviembre de 2017, que es cuando la empresa ya estaba trabajando en el proyecto, según todos los indicios recabados.

El listado de contratos menores asegura que entre el 17 de noviembre y el 29 de ese mismo mes, el Parlamento realizó ocho contratos menores por encima de los seiscientos euros. Compró material informático, contrató el servicio de noticias con la agencia Europa Press, pagó las suscripciones a las ediciones electrónicas de los diarios, adquirió varios aparatos de aire acondicionado y repasó los ascensores del Hospital de las Cinco Llagas. Pero la relación no detalla ningún contrato con «El Cañonazo Transmedia SLU», que es el nombre completo de la empresa donde trabaja el sobrino de Durán y que está realizando la promoción de la serie de televisión La Peste. En este listado aparecen sólo las empresas a las que el Parlamento ha pagado sus servicios para que sean fiscalizados dichos gastos, por lo que podría ser que la Cámara no hubiese abonado esta campaña para el 4 de diciembre.

Otra campaña

Según la información del Parlamento, que entregó un expediente de tres folios, el encargo de la campaña del 4 de diciembre, que recibió numerosas críticas, costó unos 18.000 euros (14.000 más IVA). En la relación aparecen encargos de cuantía mucho menor por lo que la sospecha de que fue una encomienda realizada casi al margen de todos los cauces habituales cobra cuerpo.

Tampoco se puede constatar si, además de éste, hubo otros encargos a la misma empresa. El propio Juan Pablo Durán confirmó que su intención era trabajar con la misma empresa en otra campaña para el 28 F y que se estaba colaborando en la gestión de cuentas de redes sociales seguidas por los jóvenes como Instagram.