Antonio Maíllo, en su intervención
Antonio Maíllo, en su intervención - EFE

IU considera que las tarjetas black de la Junta de Andalucía para prostíbulos dan «náuseas»

El líder de IU, Antonio Maíllo, ha criticado las iniciativas «gaseosas» de la presidenta de la Junta de Andalucía

Actualizado:

El líder de IU, Antonio Maíllo, ha criticado las iniciativas «gaseosas» de la presidenta de la Junta de Andalucía en el debate sobre la situación de la comunidad, de la que sostenido que se ha convertido en una «presidenta fallida en una legislatura fallida».

«Existe una distancia sideral, estratosférica, quasi infinita entre las ensoñaciones de Susana Díaz y la realidad que viven las familias andaluzas», ha enfatizado.

El dirigente izquierdista ha comenzado su intervención aseverando: «Señora Díaz, entérese ya: Andalucía no es usted, Andalucía no es su gobierno y Andalucía no es su partido. Andalucía es mucho más, a pesar de su gobierno y de su partido».

El portavoz se detenido también en cosas tan «llamativas que dan náuseas», en el informe de la UCO sobre la «existencia» tarjetas black en la FAFFE para «pagar prostíbulos» con dinero público y en el caso de Clínicas Pascual, de la que ha dicho que «roba delante de sus narices 164 millones y usted -ha dicho- no se le mueve el pelo».

Enfermo crónico

Del problema del empleo, ha esgrimido que la comunidad tiene el «encefalograma de un enfermo crónico» ante lo que «no hay» estrategia, por lo que ha responsabilizado a las políticas de Díaz de no tomar medidas contra la precaridad, inestabilidad y «explotación» laboral.

Maíllo ha denunciado que la Junta «permite» el abuso de empresas a las que adjudica servicios públicos y «mantienen» en la precariedad a miles de trabajadores con dinero público, a lo que ha sumado que ni la Consejería de Empleo ni el SAE ejecutan sus presupuestos destinados al empleo.

En el capítulo de «incumplimientos», se ha referido a los planes normativos al asegurar que son una muestra de la «incapacidad e ineficacia» de Díaz, a la que ha afeado que destine «cero euros» para la aplicación de la ley de Igualdad de Género.