POLÍTICA

Consecuencias andaluzas del Gobierno de Rajoy

Báñez y Montoro serán interlocutores de las principales reivindicaciones de la Junta, Zoido deja el Ayuntamiento

Rajoy y Zoido en una imagen de mayo de 2015, junto a la actual presidenta del Congreso Ana Pastor
Rajoy y Zoido en una imagen de mayo de 2015, junto a la actual presidenta del Congreso Ana Pastor - JUAN JOSÉ ÚBEDA
J.J. BORRERO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Andalucía tendrá cuatro ministros en el Gobierno de Rajoy. A la continuidad de Fátima Báñez y de Cristóbal Montoro se une la incorporación de Juan Ignacio Zoido a Interior y Alfonso Dastis en Exteriores.

La decisión de Rajoy de mantener a la onubense Fátima Báñez en Empleo y al jiennense Cristóbal Montoro en Hacienda les sitúa de nuevo como defensas centrales frente a las reivindicaciones históricas de la Junta de Andalucía: las políticas de empleo y un nuevo modelo de financiación autonómica. Como punto de partida, Rajoy ha aceptado la convocatoria de la comisión de presidentes para iniciar el debate sobre la financiación de las comunidades, que tantas veces ha reclamado Susana Díaz. Teniendo en cuenta el peso que ya ejerce la presidenta andaluza en el PSOE federal, este asunto se considera fundamental en el debate general sobre el equilibrio territorial y por tanto un buen camino para que PP y PSOE se entiendan frente a las intenciones de los partidos independentistas, volviendo a la inversa la tendencia histórica de amansar sus intenciones elevando la factura de ingresos del Estado. Montoro ha sido objeto de duras críticas de la Junta en cuanto a su perseverancia en los márgenes de actuación presupuestaria, aunque Andalucía se encuentra entre las comunidades que mejor cumplen los objetivos de déficit. El ministro Montoro tiene por tanto experiencia en el trato con la consejera de Hacienda, María Jesús Montero. El primer asunto sobre la mesa puede ser peliagudo. La Junta ha comprometido con los agente sociales devolver la jornada de 35 horas semanales a los funcionarios de la Junta. La medida ya fue recurrida por el Gobierno central cuando otras administraciones la aprobaron al estar fuera de las medidas de contención del gasto público. ¿Recurrirá el Gobierno de Rajoy en esta ocasión o será el principio de una amistad? El PP votó a favor de la medida en el Parlamento andaluz.

Fátima Bañez tampoco tiene grandes diferencias en el trato con el Ejecutivo de Susana Díaz, que no obstante le venía reclamando un plan de empleo específico para Andalucía. La Junta, que Susana Díaz pretende erigir como baluarte socialista frente a las políticas del PP será inflexible a la hora de revindicar la derogación de la reforma laboral. Es además un argumento de uso interno para demostrar a Pedro Sánchez y los críticos a la gestora que es posible hacer política desde la opocisión. Ser la comunidad con más índice de paro obliga a Andalucía a demostrar no obstante que los problemas se generan en Madrid y no por fallos en su gestión, por lo que Báñez será diana de todos los reproches.

La llegada de Juan Ignacio Zoido al Ministerio de Interior genera más repercusiones en la vida interna del PP andaluz. Zoido dejará su cargo como portavoz municipal del PP y a priori tiene que renunciar a su objetivo de seguir en el Ayuntamiento para ser candidato a las próximas municipales con el objetivo de recuperar la Alcaldía. No hay mejor excusa: El Ministerio es el mejor reconocimiento a su carrera política y en cierta forma un agradecimiento del presidente del Gobierno por el esfuerzo realizado cuando tuvo que compaginar la presidencia del partido para relevar a Javier Arenas, algo que para muchos le costó a la postre la Alcaldía. Pero su salida obliga a una remodelación del Grupo municipal del PP en Sevilla en medio de una crisis interna del partido en la provincia de la que no se sabe si se distanciará por su nueva ocupación o por el contrario le beneficiará para ejercer autoridad frente al criterio de la dirección regional del partido con la que no puede decirse que tenga una estrecha relación más allá de las propias de compañeros de siglas. La designación del nuevo portavoz municipal será clave en el equilibrio de fuerzas, así como la incorporación del candidato de la lista electoral que ocupará la plaza que deja Zoido. Le corresponde a Jaime Ruiz, miembro del Tribunal Económico Administrativo. Con ese destino es posible que renuncie en favor del siguiente de la lista, el joven abogado Rafael Belmonte que está llamado a ser parte importante de la renovación del partido en la provincia. La decisión es igualmente muy interesante para saber la fortaleza de quienes irán a dirimir el liderazgo en el próximo congreso provincial de los populares sevillanos. La pelea está servida si Zoido insiste en dejar su impronta para imponer a Moreno condiciones en el objetivo del presidente regional de relanzar una ejecutiva más acorde a su proyecto.

El exalcalde estará ahora centrado en Madrid. Muy cercano a la secretaria general María Dolores de Cospedal, ahora ministra de Defensa, Zoido no tendrá problemas en cuanto a la relación entre ambos ministerios. Una cuestión a determinar en breve es la continuidad de Antonio Sanz como delegado del Gobierno en Andalucía. Aunque la decisión depende directamente de Moncloa, la opinión del ministro de Interior suele tenerse en cuenta. Sanz es fiel al exvicepresidente Javier Arenas, que intenta mantener cierta influencia en el partido en Andalucía donde ya no llega su peso orgánico como vicesecretario en Génova. Cospedal y Arenas son agua y aceite. Sanz cumple perfectamente el perfil de delegado del Gobierno y su desempeño del cargo hasta ahora no tiene tacha, por lo que una salida habría que leerla en clave interna. Entre las incógnitas a despejar, hay que apuntar también la nómina de andaluces que podría llevarse Zoido al ministerio.

Sobre las cuestiones andaluzas de Zoido en el Ministerio, tendrá que reforzar los dispositivos policiales en zonas «calientes» como el sur de la provincia de Cádiz, a efectos de droga e inmigración. Al exalcalde nadie debería recordarle los incumplimientos del Ministerio en cuanto a construcción de comisarías en la capital hispalense. Para Zoido sería todo un orgullo, por ejemplo, inaugurar la comisaría del Polígono Sur, un proyecto necesario tantas veces relegado.

La designación de Alfonso Dastis como ministrro de Exteriores en sustitución de García Margallo ha sido una sorpresa en el PP andaluz donde es prácticamente un desconocido, ya que ha desarrollado su carrera diplomñatica fuera de Andalucía. Este abogado jerezano tiene, no obstante, lo más importante para abordar uno de los temas más candentes de Andalucía en la cartera de Asuntos Exteriores, la relación con Gibraltar en la Europa postBrexit: es andaluz, gaditano por más señas aunque no ejerza, y con una amplia experiencia en las relaciones con la UE.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios