Política

Un congreso contra Susana Díaz

El PSOE andaluz se moviliza para evitar la convocatoria de primarias

Susana Díaz, con dos teléfonos, en el último Pleno del Parlamento la pasada semana
Susana Díaz, con dos teléfonos, en el último Pleno del Parlamento la pasada semana - EP
J.J. BORRERO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Los socialistas andaluces tienen razones para rechazar un congreso exprés como el que ha propuesto el secretario general del PSOE en medio de una situación de crisis interna con el propósito de blindarse y orillar a los críticos, tanto como de su aspiración a formar un Gobierno en precario con populistas y separatistas.

El congreso que propone Pedro Sánchez va dirigido a bloquear a Susana Díaz como alternativa. La presidenta andaluza no asumirá riesgos y eso lo saben en Ferraz. Díaz tendría que solucionar muchos asuntos previos. De momento, el de su sucesión al frente de la presidencia de la Junta de Andalucía, para presentarse a unas primarias en menos de un mes, algo que no puede improvisar. Díaz, como ariete de los críticos a Sánchez, hará todo lo posible por impedir que tras el Comité Federal del sábado se haga oficial la convocatoria el 23 de octubre de las primarias previas al 39 Congreso, que Sánchez quiere celebrar a primeros de diciembre. Es la única opción que tiene, por el momento.

Para preparar su artillería, la secretaria general del PSOE andaluz ha convocado en Sevilla el próximo jueves sendas reuniones de la Comisión Ejecutiva Regional y del Comité Director, máximo órgano del partido entre congresos, para analizar la situación a 48 horas de que se celebre en Madrid el Comité Federal.

Nadie descartar que, en caso de que se convoquen las primarias, Susana Díaz acepte el reto. Si Susana Díaz no se proyecta como alternativa, quedará relegada a ser una más entre «los críticos» y su imagen caerá enteros dentro y fuera del partido si no asume ahora el papel que le ha otorgado la opinión pública.

«Cada cosa a su tiempo», afirman desde el entorno de Susana Díaz tras el órdago de Sánchez y sus insinuaciones en la rueda de prensa de la tarde. La presidenta andaluza no tenía ayer agenda. De momento no habrá respuesta.

Como estaba previsto, tras las elecciones vascas y gallegas el tono de presión sobre el secretario general se ha elevado. Antonio Pradas, miembro andaluz de la Ejecutiva en Ferraz pedía por la mañana un «cambio de rumbo», mientras en Sevilla el secretario de organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, señalaba directamente la puerta de salida a Sánchez recordándole los antecedentes de secretarios generales que supieron asumir sus derrotas electorales por el bien del partido. Celebrar unas primarias para un congreso de ruptura en una situación como la actual es una huida hacia adelante de Sánchez para no asumir su responsabilidad en las sucesivas derrotas electorales. Sánchez se sabía presa fácil de los críticos, y ha lanzado su órdago en forma de primarias: el que quiera debate que se presente.

El órdago de Pedro Sánchez va dirigido a Susana Díaz, su polo opuesto en el partido, una amenaza a su liderazgo y una piedra en el zapato a cada paso que da en su proyecto. Sánchez quiere sacar adelante su Gobierno alternativo y sabe que no podrá hacerlo con las barreras que le imponen los órganos oficiales del partido. No quiere vetos ni líneas rojas. Va a utilizar la disyuntiva entre militancia y electorado para echar a pelear su proyección a la Moncloa con la tesis de Susana Díaz de que los socialistas deben estar ahora, por mandato de las urnas, en la oposición.

El PP andaluz no ha perdido tiempo por incordiar en el debate interno socialista. La vicesecrataria de organización, Patricia Navarro, reclamaba hoy de Díaz que dé «un golpe encima de la mesa» para sacar a Pedro Sánchez, del «delirio» en el que lo ven instalado y que se pronuncie para «frenar» el congreso federal o para «recoger el guante» tras la «debacle» de los socialistas.

Ante la posibilidad de que Díaz encabece una alternativa en las primarias a Pedro Sánchez, también se ha pronunciado hoy el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara quien pidió a Díaz que «haga valer el peso de Andalucía en Madrid y en su partido y que haga valer lo mejor para los intereses de todos los andaluces, sean del signo que sean. Eso es algo que como presidenta sabe que lo tiene que hacer y estoy convencido de que lo hará», afirmó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios