MEDIO AMBIENTE

La fabulosa aventura de la tortuga Morla, seguida vía satélite

Más de un centenar de personas financian la compra de un emisor satélite para estudiar a esta especie amenazada

Una tortuga boba es soltada en la playa de Almería
Una tortuga boba es soltada en la playa de Almería - ABC
ROMUALDO MAESTRE - @romualdomaestre Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Hace un año aproximadamente, una tortuga boba -Caretta caretta es su nombre científico-, eligió una playa del levante almeriense, en el municipio de Pulpí para poner sus huevos. Una familia alertó a la Asociación Equinac a través del teléfono de emergencias 112, cuyos voluntarios vigilaron el nido asegurando su supervivencia durante varios días. Al lugar se trasladaron responsables del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio que decidieron trasladar los huevos y custodiarlos en condiciones controladas hasta su eclosión en instalaciones de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla. Pasado el tiempo de incubación, las pequeñas tortugas se trasladaron para su cría y enriquecimiento ambiental. Unas, a las instalaciones del Centro de Gestión Sostenible del Medio Marino Andaluz de Algeciras y otras, al Acuario de Sevilla.

Escolares participando en junio en una suelta en la playa
Escolares participando en junio en una suelta en la playa- ABC

Durante todo este tiempo las tortugas han sido objeto de exhaustivos cuidados por parte de profesionales de cada una de las entidades mencionadas, alcanzando el tamaño óptimo para su suelta. Parte de estas tortugas se liberaron el pasado mes de junio en la misma playa de la puesta. El resto, serán liberadas el próximo miércoles día 28 de septiembre en el mismo punto. Esto tiene una explicación: las tortugas marinas, tras salir del nido acuden al mar y si consiguen sobrevivir a las adversidades naturales y antrópicas, al cabo de unos años y después de viajar por los océanos, vuelven a la misma zona donde nacieron para procrear.

El emisor fabricado por una empresa norteamericana cuesta 1.600 euros y dura unos seis meses

Pero hay algo de especial que sucederá ese día. De todas las tortugas liberadas, habrá una que lleve la esperanza y apoyo de más de cien personas que se han implicado de manera altruista en este proyecto: La Asociación Hombre y Territorio, una ong que estudia la conservación del medio ambiente, sin ánimo de lucro, compuesta en su mayoría por profesionales, decidió aportar su granito de arena ofreciendo la oportunidad a particulares y empresas de implicarse aportando fondos para adquirir un emisor satélite que colocar a una de estas tortugas. El emisor fabricado por una empresa norteamericana cuesta 1.600 euros y una cuota mensual de cien euros para hacer el seguimiento a través del software. Tiene una duración de unos seis meses.

Imagen de una tortuga boba
Imagen de una tortuga boba- ABC

Todos los datos enviados son luego analizados desde un punto de vista científico. A través de una campaña de micromecenazgo Hombre y Territorio consiguió la financiación que ha permitido que gente de toda España participe en este proyecto de conservación. De los siete nombres propuestos para la tortuga en la campaña, Morla es el nombre con el que ha sido finalmente bautizada por los mecenas. Morla, un apodo inspirado en esa vieja tortuga que muchos recordarán de la increíble «Historia interminable». Esa tortuga que acumulaba en su interior el peso de muchas historias y la sabiduría y tesón que solo proporcionan el paso de los años. Estos animales marinos llegan a tener una vida de entre 20 y 25 años en libertad. La esperanza es que Morla, cuando pasen los meses en que el emisor deje de dar señales, siga surcando los océanos durante muchos años, y cuando llegue su momento, vuelva a nuestras costas, ya sabia y experimentada, a procrear y ayudar a que las tortugas marinas vuelvan a ser las reinas de los mares, algo que la contaminación y las actividades humanas en el litoral están impidiendo desde hace años.

La próxima suelta será el 28 de septiembre
La próxima suelta será el 28 de septiembre- ABC

El emisor adquirido, permitirá junto con los otros cinco emisores colocados, obtener información de los pasos que dan las tortugas en sus primeros meses en el mar, datos clave para poder mejorar los planes de gestión de estas especies amenazadas en todo el mundo.

Por eso se hacen de las sueltas de tortugas un acto social en el que distintas generaciones puedan participar de la conservación de estos emblemáticos animales. De esta manera, y promovida por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, el próximo 28 de septiembre acudirán a la playa de la suelta, además de los mecenas y la población general que pueda acercarse, unos 150 escolares de centros educativos de la zona, que participarán activamente en las actividades organizadas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios