Griñán y Chaves
Griñán y Chaves - ABC
CASO ERE ANDALUCÍA

Chaves y Griñán ya están en la Audiencia para enfrentarse al juicio del caso ERE

Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez ya están en la sede juidicial a la espera de que empiece el macrojuicio por el presunto caso de corrupción

SEVILLAActualizado:

Manuel Chaves y José Antonio Griñán, expresidentes de la Junta de Andalucía durante 23 años, ya están en la Audiencia de Sevilla para ser juzgados a partir de hoy por el Caso de los ERE fraudulentos, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Andalucía.

Los expresidentes de la única comunidad en la que no ha habido alternancia política y que en otro tiempo fueron referentes del socialismo español, han llegado en la fría mañana de este miércoles al tribunal para ser juzgados. Manuel Chaves y José Antonio Griñán han aparecido prácticamente a la vez, sobre las 9.37, ambos en distintos coches, que los han dejado a las puertas de la Audiencia. Chaves no ha pronunciado palabra alguna al entrar en el edificio mientras que Griñán ha dicho «estoy tranquilo pero no puedo hablar».El rictus de ambos era muy grave.

Antes, al filo de las 9.30 habían empezado a llegar los primeros procesados. Los exconsejeros, Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez, han aparecido juntos en un Audi A-4 a las 9.22, prácticamente a la par que lo ha hecho andando Carmen Martinez Aguayo por otro lado. Ambas vestían de gris. Después ha llegado José Antonio Viera, igualmente a pie. Todos muy abrigados. El exdirector de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, uno de los últimos en llegar, preguntado por la prensa ha dicho tener «mucho frio» y se ha quejado de que los cuartos de baño de la Audiencia, que estaban siendo reformados, aún no están terminados.

A ellos les han seguido el resto de procesados, entre los que hay seis ex consejeros de la Junta de Andalucía, y 14 exaltos cargos del Ejecutivo andaluz a los que espera un tribunal formado por tres jueces: el ponente Juan Antonio Calle y las juezas Pilar Llorente y Encarnación Gómez. Frente a las puertas de la Audiencia hay desplegado un importante dispositivo de seguridad formado por 30 policías especializados en mantener el orden público. Pese a la expectación del juicio, esta mañana solo había periodistas y unos pocos curiosos.

Entre el publico también hay varios abogados como los letrados de la Junta de Andalucía, que retiraron la acusación en esta pieza, o el prestigioso penalista Francisco Baena Bocanegra.

La juez Mercedes Alaya

Casi siete años después de que la juez Mercedes Alaya, todos los procesados que ya están ante el tribunal responderán por graves acusaciones. Lo hacen porque según el fiscal anticorrupción «no pusieron freno» a la utilización de las transferencias de financiación para el pago de las ayudas de los ERE, a pesar de que los informes de la Intervención General de la Junta alertaron de las distintas irregularidades en el procedimiento que se empleaba.

El juez apreció la instauración de un procedimiento de reparto de fondos públicos, originalmente destinados a ayudas y subvenciones «a través de un sistema carente de las elementales exigencias de publicidad y control, sin atender a los fines propios para los que estos fondos estaban destinados, todo ello durante un periodo de más de diez años y sobre un importe superior a los 850 millones de euros». Un modelo de reparto de ayudas que les lleva a enfrentarse a graves penas.

El fiscal les pide diez años de inhabilitación por un delito de prevaricación para el ex presidente Manuel Chaves y otros seis altos cargos –Gaspar Zarrías, Magdalena Álvarez, José Salgueiro Carmona, Antonio Estepa, Francisco del Río y Antonio Vicente Lozano–, y penas de cárcel de entre seis y ocho años de prisión para los otros 15 acusados, a los que atribuye además un delito de malversación, entre ellos el ex presidente José Antonio Griñán, que se enfrenta seis años de cárcel.

Por todo ello tendrán que responder ante la Justicia a partir de hoy en un juicio que se prevé muy largo y que comienza con las cuestiones previas a las que seguirán en el mes de enero los testimonios de los procesados. El juicio será muy largo.