La juez María Núñez y la juez Mercedes Alaya
La juez María Núñez y la juez Mercedes Alaya - ABC
Caso ERE Andalucía

Caso ERE: De las cartas de amor a la juez Alaya a las amenazas de muerte para Núñez

El correo que recibe la actual instructora del sumario de corrupción es diametralmente opuesto al que le llegaba a su antecesora en el despacho

SEVILLAActualizado:

Que las juezas Mercedes Alaya y María Núñez son caracteres opuestos es algo que quedó claro en el minuto uno. Tanto en la forma de trabajar como en todo lo demás. Si la primera quería una sola causa en el procedimiento de los ERE, la segunda apostaba por la división en distintas piezas del macrosumario desde el principio. Si Alaya se negaba a grabar las comparecencias, Núñez era partidaria de que se grabaran. Si la ex juez de familia era amiga del exconsejero Emilio Llera, la primera instructora de los ERE era objeto de las duras críticas de éste.

Las formas de trabajar, las maneras, los modos... todo era distinto entre ambas magistradas pese a que las dos son sevillanas, tienen la misma formación y edades similares (Núñez es tres años más joven que su antecesora en instrucción 6). Ahora se ha demostrado que hasta el correo que reciben es diametralmente opuesto. A la primera instructora del Caso ERE le escribían cartas de amor, a la segunda le mandan amenazas de muerte. Una misiva que ya está siendo investigada por otro juzgado de instrucción de Sevilla y que la Policía está estudiando antes de tomar alguna decisión sobre la posibilidad de poner escolta a Núñez como tiene desde el año 2013 su antecesora en el despacho desde que un grupo de sindicalistas la increparon a la salida de los juzgados.

Pues bien, los últimos acontecimientos demuestran que la correspondencia que reciben ambas es totalmente distinta. A Mercedes Alaya le llegaban a diario muchas cartas, algunas desvelándole nuevas tramas de supuesta corrupción y pidiéndole que las investigara. Pero también muchas de admiradores secretos que alababan su físico. «Doña Mercedes, por detrás y por delante, su belleza es desbordante. Su cuerpo es una escultura, por su anatomía garbosa, es una belleza pura.....» le escribió un admirador en el año 2014, en la época en la que la juez estaba llegando a la cima de la pirámide de los ERE, la trama de corrupción que ahora se está juzgando en la Audiencia Provincial de Sevilla con los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el banquillo. En aquella misiva, también anónima, el remitente llegaba incluso a calificarla como «la señora más guapa y deseada de España».

Los funcionarios del juzgado recibían esas cartas. Ahora también llega mucho correo a instrucción número 6 porque la juez Núñez también tiene quien le escriba. Siguen siendo la mayoría escritos anónimos aunque el contenido de esas misivas sea diametralmente opuesto al que llegaba a la magistrada Alaya, que sigue teniendo un club de fans en Facebook con más de 50.000 seguidores pese a que ahora trabaja en la Audiencia de Sevilla.