El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán
El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán - RAÚL DOBLADO
POLÉMICA

Un cambio de contratación muy oportuno... en las normas del Parlamento

Juan Pablo Durán modificó la normativa un mes antes de contratar a la empresa donde trabaja su sobrino

SEVILLAActualizado:

La polémica por la contratación de la campaña para las redes sociales del 4 de diciembre hecha por el presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, con una empresa de Madrid en la que trabaja su sobrino no ha terminado. El letrado mayor del Parlamento, Javier Pardo, hacía pública una nota oficial en la que explicaba que dejaba constancia «que la tramitación del referido expediente, en fase de ejecución, cumple las prescripciones vigentes establecidas en las Normas de Contratación del Parlamento de Andalucía aprobadas por la Mesa de la Cámara, así como las contenidas en el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público».

Sin embargo, hay algunos puntos oscuros todavía por resolver. Porque el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, cambió precisamente las normas para los contratos menores en la Cámara un mes antes de que se produjese el controvertido contrato. Así, según ha podido saber ABC, el presidente planteó a los miembros de la Mesa del Parlamento la necesidad de flexibilizar las normas para los contratos menores, los que están por debajo de 18.000 euros, ya que la burocracia que se exigía frenaba la actividad diaria de la Cámara. Entre esta burocracia se encontraba la necesidad de contar con tres ofertas de otras tantas empresas diferentes para cualquier contrato, permitiendo así comparar precios y servicios. Así, había expedientes de 18 euros de un tampón de papelería, por ejemplo, que estaban paralizados porque necesitaban muchos requisitos legales.

Un problema añadido era la reparación de los coches de los propios miembros de la Mesa, que no se podían llevar directamente al taller de reparación sino que había que hacer un expediente muy prolijo con el resultado de que los diputados se quedaban sin vehículo durante mucho tiempo. Además, las normas de contratación del Parlamento de Andalucía eran más estrictas que la Ley de Contratos del Estado, por lo que era lógica su adaptación a esta normativa superior.

Con estas argumentaciones, que los miembros de la Mesa aceptaron, dieron el plácet a Juan Pablo Durán para hacer el cambio. Pero también ha tenido polémica el contenido del mismo. En la sesión de la Mesa de la Cámara celebrada el 27 de septiembre, se aprobó esta rebaja de las condiciones sólo para los contratos de servicios, como es la realización de un vídeo institucional. «El expediente de contratación requerirá la aprobación del gasto por el órgano competente y la incorporación al mismo de la factura correspondiente, sin perjuicio de otros trámites que se determinarán a través de las instrucciones del letrado o letrada mayor del Parlamento de Andalucía». Pero este no ha sido el texto definitivo que se está aplicando ya para contratar en la Cámara andaluza porque la propia Mesa, en la sesión celebrada el 17 de octubre, suprime la parte que da potestad al letrado mayor, permitiendo que se hagan contratos menores sólo con la «aprobación del gasto por el órgano competente (el que sea responsable del servicio) y la incorporación al mismo de la factura correspondiente». Un texto que se ha publicado en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía el 19 de octubre y que es el que está ya en vigor.

El cambio se produjo en la Mesa de la Cámara, que es el órgano de gobierno del Parlamento y quien tiene la potestad para hacerlo, si bien algunos miembros no recuerdan los detalles de este último cambio.

Juan Pablo Durán, informó a los miembros de la Mesa (en donde están representados todos los grupos políticos) que iba a contratar un reportaje audiovisual sobre el 4 de diciembre el día 15 de noviembre, es decir, apenas un mes después de que el cambio de las normas internas de contratos haya entrado en vigor. Juan Pablo Durán dijo en la Mesa que parecía mentira que se hubiesen olvidado de esta efemérides, sobre todo porque las encuestas que tenía el Parlamento decían que esa fecha era desconocida para la mayoría de los andaluces.

Todos los grupos le dieron su aprobación sin saber qué empresa era la elegida. Lo que no está claro es cuándo contactó por primera vez la empresa del sobrino de Durán con el Parlamento para plantearle la realización del vídeo y la campaña en las redes sociales por valor de 14.000 euros.