Imagen de la playa de Matalascañas
Imagen de la playa de Matalascañas - CH. GARCÍA

Almonte quiere doblar la planta hotelera de Matalascañas

Cambia el PGOU porque la zona no resulta rentable para la inversión turística

ALMONTEActualizado:

En Matalascañas queda suelo hotelero disponible que, según el actual equipo de Gobierno, no resulta atractivo para los inversores debido a las limitaciones que hasta el miércoles imponía el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la localidad de Almonte a la hora de construir. El problema estaba en que, según el PSOE, «con las actuales limitaciones se hace prácticamente imposible a las empresas hoteleras invertir en el suelo disponible, ya que no les resulta rentable construir hoteles en Matalascañas para un número de plazas tan limitadas», explicó la alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa. Este problema ha pasado a la historia gracias a un cambio aprobado por el pleno celebrado el pasado miércoles, a propuesta del PSOE para la introducción del Documento de Innovación número 26 del PGOU.

Este documento acaba con las mencionadas limitaciones a la hora de ampliar el número de plazas hoteleras, condiciones aún más restrictivas que la legislación sectorial andaluza, según el propio equipo de Gobierno. «Se da la paradoja de que la normativa andaluza permite más plazas hoteleras de las que permite nuestro PGOU», declaró el primer teniente de alcalde delegado de Urbanismo, Antonio Joaquín Díaz acerca de esta «innovación», que permitirá engrosar la nómina de plazas hoteleras que quedan disponibles en el núcleo entre un 50 y un cien por cien.

Proyectos de futuro

La alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, justificó el cambio en la normativa urbanística del núcleo costero, un destino marcado por su situación en el Paraje Natural de Doñana y lastrado por su madurez y por la estacionalidad, en que «Matalascañas necesita proyectos de futuro y un impulso a la actividad turística a través de la ampliación y recualificación hotelera», que es la que permitirá al núcleo costero, añadió, que «pase de una urbanización eminentemente residencial a eminentemente turística, rompiendo la estacionalidad y creando empleo en el municipio». Sin embargo, este aspecto fue muy discutido por el portavoz de Mesa de Convergencia, marca blanca de Podemos en Almonte, José María García, quien dijo no entender cómo esta medida podría contribuir a romper la estacionalidad, cuando la mayor parte de las plazas hoteleras del núcleo cierran una vez acaba el verano, y apostó más bien por un cambio de modelo que propicie la puesta en valor de los muchos atractivos que posee Matalascañas.