La Policía advietre a los inquilinos ante las estafas en verano
La Policía advietre a los inquilinos ante las estafas en verano - ABC

Alerta en la costa por el aumento de estafas con el alquiler de pisos en Andalucía

Los delincuentes cuelgan fotos e información de inmuebles que no son suyos y exigen el pago a los clientes una fianza antes de desaparecer

SEVILLAActualizado:

Hoy trabajamos, compramos, jugamos y nos relacionamos en Internet. Y también en la red planificamos nuestras vacaciones. En paralelo a la crecida de la vida digital, también se ha extendido la picaresca y la vileza en forma de todo tipo de estafas. Desde hace aproximadamente seis años, la Policía viene detectando un aumento de las estafas estivales. Cada verano, este año con especial gravedad, se repiten los falsos anuncios de pisos de alquiler vacacional.

José Félix Romero, inspector jefe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de la Policía de Sevilla, confirma que no se puede hablar de oleada pero sí de una incidencia cada vez mayor. Cuanto más se usa Internet para planificar las vacaciones, más estafas se producen. A más concurrida la playa, más casos. Este año ya ha habido decenas de denuncias en playas de Cádiz, Huelva y Málaga.

La mayoría de estas ofertas falsas se publican en páginas webs de alquiler vacacional o de anuncios aunque, en muchas ocasiones, están alojados en páginas que son una copia idéntica de estas plataformas. En ellas «invitan al cliente introducir los datos de la tarjeta para poder sustraer el dinero», explica Romero.

En otros procedimientos más artesanales, los estafadores emplean fotografías capturadas de anuncios reales y las suben a la web o las envían a través del móvil una vez que el interesado contacta con ellos.

«Ofrecen comunicación telefónica o por mail y, entonces, cuando ya se han escrito con el cliente, cuando este les ha expuesto sus requerimientos y cuestiones, les dan su cuenta corriente para que les ingresen el dinero, una fianza o el precio correspondiente a todo el periodo de alquiler», advierte.

La Policía ha detectado numerosas cuentas extranjeras entre los casos que están siendo investigados, pero también las hay españolas. Así, uno de los estafadores que ha causado estragos este verano en la playa de La Antilla, en Lepe, dio los datos de una cuenta bancaria en una entidad nacional. En estos segundos casos resulta más sencillo detener al delincuente.

Por lo general, los anuncios tienen como reclamo un precio más bajo del habitual en la zona. «Hay estafadores que operan en varias playas, no sólo de Andalucía sino de otros puntos del país, personas que han hecho de estas estafas su modo de vida», amplía Romero. Todos los años hay detenidos por estos procesos. «Hoy estamos tramitando diligencias con una detenida por diez denuncias», ejemplifica.

A pesar de que los defraudadores toman medidas de seguridad, la investigación, que abarca el seguimiento del dinero, el rastreo de los teléfonos móviles y de los datos de contacto, permite dar con ellos habitualmente. «Relacionamos unas denuncias con otras y vamos siguiéndoles la pista».

La Policía recomienda a los usuarios que comparen siempre los precios y las condiciones con las de otros anuncios en la web. «Los chollos no existen», ataja el agente. Asimismo, sugieren buscar la dirección de la casa en Google Maps y estar muy alerta ante aquellos anunciantes que les ofrezcan rebajas si envían todo el dinero por adelantado. Igualmente, se debe comprobar si estamos haciendo una transferencia a una entidad extranjera o si utilizan medios de pago como Wester Union. «Sin saberlo, podemos estar enviando dinero a Rusia o a Nigeria». Además, se debe solicitar al supuesto dueño del piso una comunicación que aclare la autenticidad de su oferta, bien por teléfono o por Skype y no escatimar en exponer dudas sobre las condiciones y detalles del piso.