Íñigo Errejón, en el Congreso de los Diputados
Íñigo Errejón, en el Congreso de los Diputados - IGNACIO GIL
INTERNET

El «zasca» de una profesora de Málaga a Íñigo Errejón por su beca en la Universidad

Pilar Rangel le recuerda su contrato ficticio en la UMA: «Menos discursos y más trabajar es lo que necesita este país»

MÁLAGAActualizado:

Tremendo rapapolvo cibernético el que le ha dado una profesora de Derecho de la Universidad de Málaga al dirigente de Podemos Íñigo Errejón. La respuesta de Pilar Rangel a un tuit del otrora emergente líder en el que le recuerda el escándalo del contrato ficticio por el que cobró de la institución malagueña se ha hecho viral y en sólo dos días ha cosechado miles de interacciones y de respuestas de internautas que se sienten más que de acuerdo con

«Mi generación hoy no se puede plantear formar una familia. Mucho menos si eres mujer». Aunque venido a menos en la formación morada, Íñigo Errejón se había apuntado al discurso fácil sobre la desigualdad entre hombres y mujeres. La semana pasada enlazó un largo mensaje de Twitter con un video en el que se dirigía a un público de la Comunidad de Madrid, a la que criticaba por sus políticas de familia, «que impide que las mujeres puedan decidir sobre su propio cuerpo«, decía.

A partir de ahí, seguía hilando para arremeter contra el PP. Recordaba que, con su edad, sus padres ya le habían tenido a él y «estaban pensando en su hermano». Para añadir que en su caso, «es difícilmente planteable» (tener hijos), igual que en todo «su grupo de amigos». Afirmación cuestionable desde el punto y hora de que Errejón es diputado y aunque parte de lo que gana lo dona a su formación política, no se lleva a casa menos de 1.900 euros. Todo, para concluir calificando como «deporte de riesgo» y «locura» atreverse a tener hijos.

Soliviantada ante el desparrame dialéctico de Errejón, Pilar Rangel, experta en la lucha contra el terrorismo internacional, no dudó en contestar. «Fuiste compañero mío de Facultad con una Beca que cobraste y no apareciste ni un día por la Facultad. Soy madre trabajadora y trabajo en casa y fuera en dos sitios más. Menos discursos y más trabajar es lo que necesita este país», le respondió.

Su respuesta, a la hora de escribir esta información, había cosechado ya cerca de 4.000 retweets y más de 4.500 «me gusta», además de recibir 250 respuestas. Algunas críticas, por parte de simpatizantes de la formación morada, pero también muchas adhesiones de personas que se sienten representadas por las palabras de Rangel.

En concreto, esta profesora de Derecho Internacional Público se refería al contrato de investigación de la Universidad de Málaga (UMA) del que gozó Errejón durante 2014 para hacer un estudio sobre vivienda y cuya labor consistía en «contar casas vacías». Relación contractual que venía como consecuencia de un convenio entre la Consejería de Fomento, entonces gobernada por Izquierda Unida, y la UMA. Y que le permitió cobrar 1.825 euros mensuales sin acudir ni una sola vez a las instalaciones de la institución universitaria malagueña, como es preceptivo.

Tras destaparse el escándalo, la Universidad abrió un expediente disciplinario que primero suspendió de empleo y sueldo al joven podemita para terminar después inhabilitándolo en la institución. No tuvo ningún recorrido, sin embargo, la querella que Manos Limpias presentó contra Errejón, que fue archivada.

El contrato de Errejón permitió además sacar a la luz otro buen número de proyectos sufragados por la Junta de Andalucía de más que dudosa utilidad.