SEMANA SANTA

La Virgen de Antonio Banderas tiene nueva sede

Las Reales Cofradías Fusionadas de Málaga bendijeron la nueva capilla en la iglesia de San Juan de la Señora de Lágrimas y Favores

La Virgen de Lágrimas y Favores en la nueva capilla en San Juan
La Virgen de Lágrimas y Favores en la nueva capilla en San Juan - FRANCIS SILVA

La Virgen de Lágrimas y Favores ya está en su nueva capilla. La imagen a la que Antonio Banderas profesa devoción y de la que es mayordomo de trono cada Domingo de Ramos, tiene un nuevo lugar de veneración. Las Reales Cofradías Fusionadas de Málaga bendijeron el pasado viernes la nueva estancia en la céntrica iglesia de San Juan. Se trata de un diseño de estilo barroco de José Miguel Moreno que, según los datos ofrecidos sobre la obra por la hermandad, está inspirado en el estilo andaluz de los techos de las cuatro parroquias que fueron fundadas en Málaga tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos en 1487.

Los bocetos ideados por el autor se han reproducido en yesería con tonos pastel para realzar la ornamentación, que presentan tanto la cúpula exterior como la interior de la capilla. En las seis pechinas se incluyen las diferentes letanías de la Virgen por obra del veleño Valerio Téllez. La estancia, que hasta ahora era el lugar de oración para el Cristo de Ánimas de Ciego, ligado de forma histórica a la brigada paracaidista y cuya salida hace entonar a Málaga «La muerte no es final», completa la reforma con una nueva reja a media altura, que posibilita la visión de la Virgen desde fuera de la capilla durante la adoración.

Un lugar que sin duda visitará esta Semana Santa su devoto más ilustre. Cada Domingo de Ramos, la Virgen de Lágrimas y Favores sale de San Juan para entregarse a la ciudad dirigida en el camino, entre otros, por Antonio Banderas. El actor es el presidente de la Fundación que lleva el nombre de la «virgencita» –como cariñosamente la llama– y ahora tendrá un nuevo lugar de recogimiento, donde unirse con los hombres de trono en la veneración, que comienza con el himno en honor a la Señora unidos en una sola marea humana.

Las Reales Cofradías Fusionadas cumplen con esta bendición uno de sus anhelos más inmediatos, pero aún les queda un largo camino de sueños por realizar. En el horizonte está el deseo de gozar de casa hermandad propia. Hasta ahora toda la actividad de esta ilustre congregación se realiza en las estancias de la Iglesia de San Juan, pero eso va camino de cambiar. «Los trámites están en marcha con las administraciones y con el Obispado. Nos tienen que ceder los terrenos para comenzar», aseguró Eduardo Rosell, hermano mayor de Fusionadas, que este año ha sido la hermandad que más dinero ha destinado a obra social en la ciudad y que está trabajando para coronación de la Señora de Lágrimas y Favores. «Estamos recaudando datos históricos. Es un proceso largo y complejo», recordó Rosell.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios