SALUD

Ultimátum de la Junta a la empresa que amplía el hospital de Marbella tras años de retraso

El gobierno andaluz amenaza con rescatar ahora la concesión de la ampliación del Hospital Costa del Sol y recuerda al proceso que ya ha comenzado con La Bajadilla

El Hospital Costa del Sol y la ampliación paralizada
El Hospital Costa del Sol y la ampliación paralizada - J. J. M.

La Junta de Andalucía se ha propuesto, tras años de atasco, acabar con las paralizaciones de las obras que dependen de su intervención en Marbella. El gobierno andaluz ha decidido en los últimos meses volverse intransigente, pese a las peticiones de desbloqueo de años anteriores, con los empresarios que ostentan la licitación y, por diferentes motivos, no han cumplido con los plazos de ejecución de las obras. La última ha sido en el Hospital Costa del Sol, donde el ejecutivo autonómico ha decidido ahora atajar la situación por las bravas y amenaza con rescatar la concesión. «Si no es posible ningún otro tipo de acuerdo, se pondrá en marcha el mecanismo de rescate de la concesión como paso previo a una nueva licitación», explicó Aquilino Alonso, consejero de Salud, en la Comisión del ramo del Parlamento de Andalucía. Con estas palabras la Junta lanza el segundo ultimátum en el municipio y suma este rescate al expediente que ya tiene abierto contra el jeque Al-Thani en el puerto de La Bajadilla.

Según remarcó el consejero, existen diferentes dificultades surgidas en los últimos años para poder acometer las obras de ampliación del Hospital Costa del Sol. Estos problemas han llevado a que van a tener que dirimirse hasta siete litigios entre las tres partes implicadas en la construcción –empresa, Ayuntamiento y Consejería de Salud–. La Junta asegura que, si la concesionaria «no atiende el requerimiento enviado para el reinicio de las obras», volverá a salir a licitación la ampliación de este centro hospitalario. Aunque desde Salud no se conocen aún los plazos en los que se podría llevar a cabo el rescate, ni el inicio del preceptivo expediente. Sólo hay una declaración de intenciones sobre el rescate, si las obras no vuelven a comenzar y se finaliza la infraestructura.

Todas las partes implicadas dicen buscar el llevar la construcción a buen destino, pero lanzan mensajes contradictorios. El Consistorio dice que pretende «una solución». El propio alcalde, José Bernal, ha llamado en varias ocasiones a «desbloquear la ampliación», pero hasta ahora sólo se habían tenido noticias de unas reuniones entre las partes, sin que trascendieran muchos más detalles. Sin embargo, desde el Ayuntamiento también se ha asegurado que hay algunos inversores interesados en acabar el complejo. Un juego que también recuerda a La Bajadilla, donde el gobierno municipal reitera que hay varios inversores interesados en el proyecto.

De hecho, sería la aparición de esos presuntos interesados lo que estaría determinando la postura de repentina intransigencia de la Junta de Andalucía, ya que el Consistorio habría pedido al ejecutivo autonómico que desbloquee el escenario y abra ambos proyectos a nuevas soluciones. Hasta el momento, para no complicar la situación, el equipo de gobierno de Marbella ha decido «no comentar la situación» y ha instaurado el silencio sobre el Hospital Costa del Sol.

Esta es la segunda vez que la Junta de Andalucía da un ultimátum de estas características en Marbella. El gobierno andaluz ya hizo lo propio con el puerto de La Bajadilla este verano. La idea es arrebatar la concesión de las obras, que tiene el jeque Al-Thani, «por inactividad». La Agencia Andaluza de Puertos está evaluando las diferentes alegaciones que se han presentado al expediente de rescate y todo deberá resolverse en noviembre. Hasta entonces, la Junta de Andalucía declaró que el jeque tiene perdida la concesión, ya que durante el período de alegaciones no presentó el proyecto constructivo.

Sin embargo, existe una diferencia sustancial entre ambos rescates. En el nuevo puerto de Marbella la idea del Ayuntamiento, que posee el tres por ciento de la empresa concesionaria de la obra, es abrir el proyecto a nuevos inversores. Las alegaciones emitidas por el administrador judicial de la empresa de La Bajadilla han pedido una ampliación de capital, para que se incorporen nuevos empresarios que puedan amortizar los 400 millones que cuesta la ejecución de las obras. El objetivo de todo esto sería eliminar la posibilidad de que las obras del nuevo puerto salgan a licitación pública. Por otro lado, en el hospital la intención, según informó Aquilino Alonso, sería rescatar la concesión para volver a sacarla a licitación y abrir un nuevo concurso.

 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios