Torremolinos quiere renovarse para volver ser el centro del turismo
Torremolinos quiere renovarse para volver ser el centro del turismo - ABC
URBANISMO

Torremolinos busca recuperar su brillo con un nuevo centro urbano

La peatonalización del centro marca la renovación de la ciudad en la mayor transformación urbana sufrida desde los años 60

TORREMOLINOSActualizado:

En otro tiempo fue el punto de referencia en la Costa del Sol. Torremolinos era el lugar donde todos llegaban. Alumbró el mito de las suecas. Hace 40 años tenía el único palacio de congresos de Andalucía. En los años 60 la ciudad se había transformado. Sus playas eran visitadas por los más ilustres, se convirtió en un icono de libertad y era el eje sobre el que pivotaba la afamada Costa del Sol. Pero eso se perdió. Las torres invadieron el espacio, los coches los viales y la oferta quedó constreñida. Otras ciudades de su entorno se mostraron más pujantes y le quitaron el protagonismo. El hotel Pez Espada ya no era el más lujoso y la libertad sexual corría por las fiestas de toda Málaga.

Ahora el Ayuntamiento trata de ubicar a Torremolinos de nuevo en el epicentro turístico de la costa. El centro comercial de Intu –en un paréntesis a falta de sus accesos– y, sobre todo la peatonalización del centro de la ciudad, pretenden devolver parte del brillo perdido al municipio. «Hablamos de reconstruir el cuerpo de la ciudad, hacerla atractiva y de poner en valor su historia y valores patrimoniales», afirma José Ortiz, alcalde de Torremolinos. Es lo que se ha catalogado como la mayor reconversión de la ciudad desde los años 60.

La principal herramienta de metamorfosis es la peatonalización del centro. La creación de «un gran bulevar». «Ese centro de los centros de la ciudad, que significa el primer paso en la transformación urbana, del cuerpo de Torremolinos hacia ciudad innovadora, vanguardista y por qué no también transgresora», reseña el alcalde, que dice que es un proyecto para «transformar el alma de la ciudad». A eso se dedica el plan del arquitecto Salvador Moreno Peralta.

El próximo 8 de enero darán comienzo las obras con una inversión de 2,5 millones de euros. Primero con la renovación y ampliación de todas las nuevas infraestructuras y redes de servicios públicos. Después la recuperación de 10.114 metros cuadrados para los ciudadanos. «Los elementos constructivos, mobiliario, diseño, arbolado y tratamiento del pavimento, que centran esta actuación proponen una ciudad y unas formas urbanas modernas», apuntó Moreno Peralta, cuyo proyecto resaltará algunas piezas históricas de la localidad.

El proyecto lleva una reforma integral de la plaza Costa del Sol y su entorno. El tramo desde la avenida Isabel Manoja hasta la calle Cauce será una paseo-salón. Setos, alcorques y zonas de estancia flanquearán el paseo central de forma que la visión de comercios y bares se vea filtrada por una franja verde con alineación alternativa de palmeras y naranjos. El tránsito hacia la zona central prevé la posibilidad de instalar todo tipo de kioscos, mercadillos, ferias, puestos de flores, exposiciones temporales, y también plazuelas intermedias adornadas por elementos escultóricos. El espacio central de la plaza Costa del Sol quedará libre y presidido por un grupo escultórico en bronce de Elena Laverón, la escultora afincada en Málaga que decidió sacar su arte tomara la calle.

El proyecto tendrá como baluarte una ilustre figura patrimonial de la ciudad: la casa de María Barrabino. Será el eje de la plaza Costa del Sol tras su rehabilitación. La construcción de arquitectura burguesa del siglo XIX está siendo restaurada para su integración urbanística en el espacio público, abriéndose claramente a la ciudad, ganando espacios verdes y haciéndose accesible mediante una escalinata que apoyará ese carácter comunal y de teatro abierto. María Barrabino fue una ilustre filántropa que cedió terrenos de su hacienda para obras benéficas. Fue célebre por su obra con diversos comedores sociales y por su contribución a erradicar la tuberculosis.

Jardines, bancos, macizos florarles, estanques, fuentes y láminas de agua que proporcionarán un ambiente agradable. En el centro de todo estará una pérgola modulada con los setos, playas y zonas verdes. Medirá 6 metros de altura y estará soportada sobre pilares metálicos. Y en el suelo una pavimentación armónica como elemento común de ese «nuevo centro urbano». Un suelo «resistente, nivelado, agradable a la pisada y antideslizante, permitiendo la coexistencia del peatón y la bicicleta» –según el proyecto–.