Sucesos

Así ha sido la sangrienta guerra de clanes irlandeses en la Costa del Sol

Este miércoles se informó de la detención del presunto autor del primer crimen que fue el detonante de este baño sangre que se ha cobrado por ahora la vida de siete personas

La Guardia Civil ha llevado a cabo un registro exhaustivo - ABC

La Guardia Civil ha detenido al autor del asesinato ocurrido el año pasado en Mijas que fue el detonante de la sangrienta guerra de clanes irlandeses que desde entonces se ha Conrado la vida de siete personas en distintos puntos de Europa.

El arresto de J.Q., considerado por las fuerzas de seguridad como un traficante de armas y drogas, se produjo el sábado en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, cuando se disponía a coger un avión para abandonar el país. La autoridad judicial prorrogó su arresto a los tres días.

Era la culminación de una investigación internacional que arrancó el 24 de septiembre de 2015 en una urbanización mijeña con el asesinato de Gary Patrick Hutch, un «matón» vinculado al «clan Kinahan» que en el pasado había salvado la vida más de una vez y que había estado vinculado a varios tiroteos en la Costa del Sol. El 4 de febrero de 2008, Hutch –que siete años antes había sido condenado por el asalto a un empresario en Dublín- resultó herido en un tiroteo ocurrido en Estepona y en el que murió su amigo Paddy Doyle. En agosto de 2014, el exboxeador británico Jamie Moore recibió dos disparos que supuestamente iban destinados a él. Los hechos ocurrieron en Estepona.

Además, las fuerzas de seguridad vincularon al joven irlandés, y a su inseparable amigo Freddie «El Gordo» Thompson, con el transporte de importantes cantidades de droga.

La «operación Geraneo», de la que ayer informaba el Instituto Armado, comenzó a fraguarse horas después de que Hutch cayera abatido. Las principales líneas de trabajo las aportaron el vehículo en el que escapó el asesino y las grabaciones de las cámaras de seguridad del complejo residencial.

Al igual que en el asesinato en Marbella de Gerard Hatchet Kavanagh, ocurrido un año antes al de Hutch,se utilizó un todo terreno al que después prendieron fuego para borrar cualquier rastro. En el primer crimen, las llamas hicieron su trabajo; pero en el segundo no contaban con la intervención de un vecino que con su extintor acabó con el fuego. En su interior se encontró un teléfono -del que se ha investigado los registros de llamadas, dónde se adquirió...-, al menos un pasamontañas –en el que se habrían encontrado restos biológicos- y dos pistolas.

Las imágenes del sistema de seguridad no solo captaron la muerte de Hutch, sino que mostraron cómo se preparó. La grabación captó la llegada del asesino en torno a las 8:00 y estuvo esperando a su objetivo en el garaje hasta las 11:20. Fuentes consultadas por ABC explicaron que, cuando va a matar al joven irlandés, la pistola se le encasquilló. Esto permitió a la víctima salir corriendo pero, aunque llevaba bastante ventaja, se topó con una salida que estaba cerrada y que le obligó a volver sobre sus pasos. Fue entonces cuando el criminal le dio alcance. Un primer disparo lo tira al suelo, y después lo remata desde unos tres metros de distancia.

Este asesinato empujó al tío de Gary Hutch, Gerry Hutch, alias «El Monje», un conocido y peligroso atracador, a salir de su retiro en las Islas Canarias y volver a liderar a su clan. En su objetivo, los Kinahan, la familia liderada por Christopher Kinahan, el denominado «Padrino irlandés», para el que había trabajado su sobrino y a quienes culpaban de ordenar su asesinato.

Como represalia a este asesinato, entre febrero y agosto de 2016,  se produjeron en Irlanda y Calviá (Mallorca) un total de siete asesinatos de miembros de ambas organizaciones. Especialmente espectacular fue el asalto con kalashnikov a un hotel de Dublín en el que se hacía un pesaje de boxeo y no fue el del municipio mallorquín el único caso en el que mataron a un inocente por error. Eddie Hutch, hermano de «El Monje», pero sin ningún lazo con el crimen organizado, era tiroteado en Irlanda.

La operación ha dado lugar a la detención de J.Q. como autor material del homicidio ocurrido en Mijas. Los agentes, para evitar problemas, actuaron de forma sincronizada a las tres de la madrugada de ayer en cuatro puntos de la provincia de Málaga y con el apoyo de la Unidad Especial de Intervención (UEI).

Los dos principales objetivos: la casa del presunto asesino y el gimnasio MGM de Marbella. El primero es una villa de lujo ubicada en una urbanización junto a la carretera que une la ciudad marbellí con Ronda y con un gran número de objetos relacionados con el boxeo y las artes marciales que practicaba el arrestado, como guantes, ropa deportiva y suplementos alimenticios. La casa cuenta con dos piscinas, una exterior y otra interior, además de gimnasio, sauna, sala de video y hasta ascensor.

El segundo es un negocio vinculado a los Kinahan donde los agentes hallaron una caja fuerte con varios fajos de billetes y valiosa documentación para proseguir las pesquisas.

Los agentes también registraron un yate atracado en la zona.

También se incautaron de varios vehículos de alta, armas y numerosos teléfonos móviles.

Aunque de forma casi paralela a esta intervención, la Garda irlandesa y agentes del Instituto Armado realizaban media docena de registros en Dublín, como adelantó ayer este periódico en su edición digital. Las citadas fuentes señalaron que J.Q., que en el pasado supuestamente proporcionaba prostitutas a los Kinahan, presuntamente las adquirió para blanquear dinero. No se produjo ningún arresto.

La operación, en la que han participado agentes de Málaga, Mijas y otras provincias, sigue abierta y ayer se estaba a la espera del pase a disposición judicial del detenido.

Con ella se esclarece la tercera muerte violenta ocurrida en Mijas durante el pasado verano. Las dos anteriores fueron resueltas en el marco de la«operación Rencilla», en la que se esclareció un asesinato ocurrido en mayo de 2015 y en la que fueron detenidas 14 personas y se intervinieron  32 kilos de cocaína; y la «operación Campanales», en la que se esclareció el asesinato de un ciudadano colombiano ocurrido el 17 de septiembre y fueron detenidas tres personas e intervenidos d kilos de cocaína y cinco armas de fuego.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios