SEMANA SANTA

La Semana Santa de Andalucía se une en Málaga contra la pobreza

Las principales agrupaciones de cofradías debatieron y mostraron los puntos en común sobre las dinámicas de acción social para comunidad

Los representantes de las agrupaciones cofrades andaluzas y las autoridades malagueñas
Los representantes de las agrupaciones cofrades andaluzas y las autoridades malagueñas - J. J. M.

Málaga se ha convertido este fin de semana en el centro de la acción social cofrade. Las principales agrupaciones de cofradías de Andalucía, las ocho capitales de provincia y Jérez, se han reunido en la Costa del Sol para evaluar su labor caritativa. Una mesa de trabajo que ha servido para palpar el buen estado de salud del que goza la solidaridad cofradey para poner las bases que permitan seguir creciendo en este sentido. «Se ha hecho una evaluación total para ver en qué se gasta el dinero para caridad», afirmó Carlos Bourrillier, ex presidente y representante de la Agrupación de Sevilla, quien remarcó que en estos encuentros se da a conocer «qué es lo que se lleva a cabo y qué es lo que cada hermandad de cada capital realiza».

La lista de fórmulas para ayudar es larga. Desde comedores a aportaciones a los fondos sociales, pasando por colaboraciones con los seminarios, cuidados de mayores, economatos sociales, fundaciones benéficas, ayuda a mujeres para que sigan con su embarazo, proyectos para la gente que vive en la calle o, incluso, construcción de iglesias, como la que se está llevando a cabo en La Palmilla, y mejora de infraestructuras educativas, como es la construcción de unas instalaciones deportivas en el colegio de las Misioneras de la Cruz, también en la deprimida barriada malagueña. Actividades de las que, según los presidentes de la Semana Santa, se benefician cientos de miles de personas en la región.

«El modelo es clonado. En todas las capitales funcionamos igual. Existe una comisión que coordina el trabajo y que, ahora ya, cuenta con un presupuesto. Luego cada cofradía tiene su vocalía en este ámbito», afirmó Pablo Atencia, presidente de la Agrupación de Málaga. «Luego en cada encuentro hay algo nuevo. Siempre hay alguien que ha hecho una gestión nueva que funciona y se toma nota. Por ejemplo, una idea surgida fue con los artículos de segunda mano. Ropa, muebles, objetos... Se hace una tienda, se dan puestos de trabajo y el dinero que va a saliendo se destina para las bolsas de caridad de las diferentes hermandades», señaló Carlos Bourrellier.

Una labor que, como destacó Pablo Atencia, «es muy importante es estos momentos de crisis económica y de valores». «Toda la ayuda que llevamos a cabo se pone en marcha a través de recursos propios, que detraemos para acción social y que tiene que ser compatible con mantener el patrimonio», añadió Atencia, para quien estas reuniones semestrales son una forma de aunar esfuerzos. «Se trata de intentar funcionar como un único consejo para toda Andalucía», sentenció el representante de Sevilla. 

Entre las conclusiones está «incrementar los esfuerzos» para incentivar la labor del voluntariado con iniciativas que promuevan la generación de nuevos recursos. Y entre los retos marcados destaca que «la población asistida pueda ser objeto de una formación para lograr su propia subsistencia social».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios