Sanidad

Quejas por la presencia de cucarachas en un hospital malagueño

Una de las habitaciones fue cerrada después de trasladarse a los pacientes ingresados

Fotografía distribuida por Satse de los insectos atrapados por el personal sanitario / ABC
Fotografía distribuida por Satse de los insectos atrapados por el personal sanitario / ABC

Cucarachas, secreciones en las paredes y una «deplorable» limpieza extendible a toda la planta. Esta es la situación que supuestamente presentaba una habitación del hospital Regional de Málaga y que obligó al traslado de los pacientes ingresados y al cierre de la estancia, según denunció este lunes el Sindicato de Enfermería, quien recordó que en abril ya se registraron quejas similares que llevaron a la desinfección del mobiliario.

La citada fuente, que acompañó su comunicado de prensa con una serie de fotos sobre humedades, manchas en el suelo e insectos muertos, detalló que el traslado de los enfermos se produjo el pasado viernes, después de que sus familiares alertasen de la presencia de cucarachas.

Desde ese día, la habitación ha permanecido cerrada, agravando el problema de falta de espacio y obligando a reubicar a los enfermos del servicio de Digestivo en otras unidades. Esta circunstancia « entorpece el control, seguimiento y evolución de estos pacientes».

«El aspecto que presenta la habitación, así como la planta en general es desde un punto de visto higiénico lamentable, indigno», afirmó el sindicato, que criticó que «abundan las manchas de secreciones en paredes, suelo e incluso en las cortinas que separan  los pacientes.».

Satse recordó que en el pasado mes de abril ya denunció mediante un escrito a la Gerencia del hospital las quejas de los ingresados y profesionales de esa unidad por la «preocupante falta de limpieza crónica con la que debían trabajar, y el estado deplorable y mugriento que presentaba la planta». Una situación que se complicó cuando sanitarios y enfermos afirmaron que habían sido «picados por chinches», censuró Juan Ignacio Anguita, delegado del Sindicato de Enfermería en el centro.

«Se limpió a fondo y se desinfectó el mobiliario por primera vez en mucho tiempo, según relatan los propios profesionales, pero es evidente que desde abril no se ha hecho nada para prevenir la presencia de insectos o mejorar la higiene de la planta», aseguró.

El sindicato lamentó que habiendo sido publicados recientemente datos sobre el aumento en el número de transplantes que se realizan en Málaga, «en una de las plantas donde precisamente se reciben a enfermos que van a ser trasplantados de hígado, se den estas condiciones tan poco saludables».

Los responsables sindicales invitaron a las autoridades «a que comprueben estos hechos que les denunciamos in situ», pero irónicamente les advierten de que «no se apoyen en el mostrador del control de enfermería, porque está suelto, sujeto únicamente por esparadrapos y ya se ha caído en alguna ocasión ».

La habitación en la que se ha registrado el último incidente ha sido desinfectada y, según declaró Anguita, en la tarde de este martes estaba disponible para nuevos ingresos.

El dirigente sindical explicó que la situación es más compleja en el primer pabellón porque es más antiguo, para posteriormente preguntarse «qué está haciendo la empresa privada a la que se le paga por la limpieza».

«Sólo se limpia en condiciones si salimos públicamente a denunciarlo», se quejó, para después pedir a los gerentes sanitarios que, «al menos, se encarguen de los básico».

Durante todo el verano se han efectuado numerosas denuncias por parte de los sindicatos y distintas formaciones políticas sobre los recortes de la Junta en la sanidad malagueña, que siempre han sido negados por el Ejecutivo de Susana Díaz.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios