Susana Díaz con los expresidentes andaluces y Ruiz Espejo, secretario general del PSOE de Málaga
Susana Díaz con los expresidentes andaluces y Ruiz Espejo, secretario general del PSOE de Málaga - J.J.M.
4 DE DICIEMBRE

Susana Díaz rechaza el uso del 28-F para justificar el nacionalismo

La presidenta de la Junta asegura que Andalucía tiene la «responsabilidad de levantar la bandera de la dignidad, la igualdad y la libertad»

TORREMOLINOSActualizado:

El PSOE andaluz ha celebrado este sábado el acto central de 4D en Torremolinos, en cuyo Palacio de Congresos se fundó hace 40 años también la primera federación socialista de Andalucía. En este lugar simbólico fue donde la secretaria general de los socialistas andaluces y presidenta de la Junta de Andalucía, reivindicó el camino de la región del sur hacia la consecución del autogobierno. «No era fácil el 151. Era imposible. Costó disgusto incluso dentro del PSOE, donde todavía hoy se mira con el rabillo de ojo a aquel 28 de febrero y se busca la culpa de la insolidaridad nacionalista», ha afirmado Susana Díaz, que avisó de que «los nacionalismos siempre son de derechas, se pongan las siglas que se pongan».

Las palabras estuvieron precedidas por las intervenciones de José Luis Rodríguez de la Borbolla y Rafael Escuredo, expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía, en las que reivindicaron el proceso autonómico «con lealtad a la Constitución», negando que se rompieran los pactos de la Carta Magna y cargando contra los que usan la autonomía de Andalucía para justificar el quebrantamiento de las leyes en el «procés» catalán.

Por esto, reivindicó que no se rescriba la historia de «la izquierda útil que cambió la España diseñada a dos velocidades». «Le vamos a ganar el pulso a la mentira y al olvido. Tenemos la responsabilidad de levantar la bandera de la dignidad, la igualdad y la libertad», ha asegurado Susana Díaz, que reclamó una España donde las regiones no tengan privilegios. «En Andalucía no hubo fuero. Lo conquistamos constitucionalmente. Un futuro en igualdad con el resto de España», ha aseverado la líder del PSOE andaluz, antes de volver a incidir en que los socialistas andaluces no van «a permitir que nadie use el 28F como papel mojado» porque fue representación legal y la voluntad de un pueblo que «abrió la puerta a la igualdad a todos los ciudadanos de este país».

En este punto, no quiso cuestionar el concierto, ni el cupo vasco, pero sí la decisión de aprobarlo con «urgencia». «Si hay urgencia para aprobar eso, no se puede abandonar al resto de ciudadanos en este país, como Andalucía, que tenemos también tenemos hospitales, centros de salud, maestros, enfermeros...», ha remarcado Díaz, quien apostilló que «si hay urgencia para unos, la debe hacer para todos» en la reclamación de un nuevo modelo de financiación autonómica para Andalucía.

Susana Díaz pidió la normalidad democrática para Cataluña, razón por la que se han convocado las elecciones del 21D –aseguró–, y también una reforma de la Constitución en España «sin agravios». «Que garantice la igualdad entre territorios, como aquella que concitó el 90 por ciento del apoyo en este país», ha añadido Díaz que avisa ante la propuesta de reformar la Carta la Magna de que «no habrá ningún privilegio que sea superior a la voluntad de un pueblo».