Acuartelamiento de Antequera donde presuntamente ocurrieron los hechos - GMAPS
VIOLACIÓN EN UN CUARTEL DE MÁLAGA

La Policía detuvo a un soldado por los primeros abusos a la militar de Antequera

Extraen ADN de nueve compañeros de base de la denunciante para cotejarlo con las muestras de semen que halló en su ropa

MÁLAGAActualizado:

La Policía detuvo el pasado mes de diciembre a un soldado del cuartel aéreo de Antequera por el primer episodio de presuntos abusos denunciados por una militar de este mismo acuartelamiento que asegura haber sido objeto de una violación grupalpor parte de compañeros suyos tras haber sido drogada. Según han confirmado a ABC fuentes policiales, el arresto se produjo como consecuencia de la declaración judicial que prestó la mujer ante el Juzgado de Instrucción 1 de Antequera por estos últimos presuntos abusos.

Trar ser oído en comisaría con presencia de su abogado, el militar fue puesto en libertad con cargos y de momento no ha sido llamado a declarar por ningún juez. Según el relato de la denunciante, un compañero habría intentando propasarse con ella después de que se besaran en el mismo cuartel. Este presunto caso previo se derivó al Juzgado de Instrucción 2 de Antequera, que está en proceso de inhibirse para pasarlo al Juzgado Togado Militar 21 de Sevilla.

Este primer episodio se ha destapado después de la denuncia por la violación grupal que la militar, que lleva siete años destinada en el cuartel del Ejército del Aire en Bobadilla, realizó en diciembre.

Los investigadores continúan con las pesquisas sobre esta denuncia y han tomado ya muestras de ADN a nueve compañeros de base de la mujer para cotejarlo con el del semen que ella halló en sus medias y en su pijama al despertarse tras la noche de autos. Así lo ha asegurado el abogado de la denunciante, Javier Rincón, que reveló que la soldado se encuentra actualmente de baja y sometida a tratamiento piscológico y psiquiátrico «porque está muy gravemente afectada».

La mujer explicó que en la madrugada del 10 al 11 de diciembre salió a tomarse unas cervezas con sus compañeros para celebrar el día de la Patrona del Ejército del Aire, la Virgen de Loreto. En un momento dado, notó que la bebida estaba amarga, pero no le dio importancia. Aunque con lagunas, alegando haber olvidado determinadas cuestiones, el relato de los supuestos hechos afirma que se levantó a las cuatro de la madrugada para ir al baño y que llevaba las medias puestas. Según se recoge en la declaración, cuando se las quitó «tenían restos de lo que parecía semen».

Fue entonces a ver a su jefe de unidad, quien le pidió que denunciara, lo que la chica hizo ante la Policía. La soldado ha declarado hasta en tres ocasiones por los hechos. Algunos de sus compañeros ya han testificado ante la jurisdicción militar en torno a ese suceso.