Puesto de mando para buscar a Rebeca Muldoon
Puesto de mando para buscar a Rebeca Muldoon - J.J. MADUEÑO
DESAPARECIDA

La Policía apunta a que la británica desaparecida en Marbella se marchó por sí misma

Rebeca Muldoon se ausentó de su domicilio desde el pasado 2 de enero dejando a sus hijos de 8 y 11 años solos en casa

MÁLAGAActualizado:

Se marchó por sí misma. Esa es la principal hipótesis barajada por la Policía Nacional sobre la ausencia de Rebeca Muldoon, la británica de 35 años desaparecida en Marbella el pasado 2 de enero. «No se descarta ninguna hipótesis, pero la principal es que se marchó», afirman fuentes de la investigación, que señalan que desconocen los motivos de la ausencia. Se desconoce también por qué Rebeca se fue de casa el 2 de enero dejando solos a sus hijos de 8 y 11 años en su domicilio de San Pedro de Alcántara en Marbella. Tampoco qué rumbo tomó. La investigación y la búsqueda de la mujer, que se fue sin ropa de recambio, dinero y tiene el móvil apagado, sigue abierta.

Rebeca Muldoon despareció de su domicilio el pasado 2 de enero. Sus dos hijos se encuentran con su abuela materna, que se hizo cargo de ellos el pasado 5 de enero tras activarse el protocolo establecido para estos casos. La Policía Nacional ha activado el dispositivo de búsqueda de rastreo próximo al lugar donde fue vista por última vez. La desaparición estuvo precedida de un posible caso de malos tratos. Estos hechos ocurrieron el 1 de enero. Rebeca tuvo una fuerte bronca que se escuchó en el vecindario. «Llamaron diciendo que había un posible caso de malos tratos. Fue una llamada externa al domicilio», relataban fuentes de la investigación, que aseguran que el alertante «debió ser alguien que escuchó la pelea desde la calle y se puso en contacto con la Policía».

Los agentes llegaron a la vivienda y arrestaron al marido. Eran las 21.40 horas de la noche, según el atestado. Rebeca no quiso denunciar ni declarar ante la Policía Nacional. «Se le detuvo porque ella debía presentar algún tipo de lesiones. Había evidencias de que había habido malos tratos», explicaban las mismas fuentes. Al día siguiente, Rebeca recibió la notificación del Juzgado de Violencia de Género. Es la última vez que hay constancia de su paradero. Según la citación, tenía que presentarse el día 3 de enero a ratificar los hechos. Debía aportar al juez su declaración sobre lo sucedido, pero nunca apareció.

La Policía fue a la casa tras la denuncia de una amiga de la joven. Decía que Rebeca estaba en paradero desconocido. Encontró a los dos hijos de la pareja solos y los acabó entregando a la madre de la desaparecida. Se descarta que el marido haya tenido que ver «directamente» con la desaparición. Según las fuentes consultadas, estaba bajo custodia policial cuando se produce la desaparición. Pasó la noche del 1 de enero en el calabozo y el 2 de enero pasó a disposición judicial a la espera de la vista, en la que debía ratificar los hechos Rebeca el día 3 enero. En la actualidad, según fuentes judiciales, el marido está libertad, pero sigue en calidad de investigado por posible violencia de género y tiene que presentarse, por mandato judicial, ante la Justicia en el momento en el que sea citado.