Sucesos

Detienen al autor de un asesinato en Mijas que generó una guerra internacional de clanes

Se trata de J.Q., un traficante de armas y drogas, que tiene relación con la muerte a tiros de Gary Hutch el verano pasado

Agentes de la Guardia Civil y la policía irlandesa durante la detención del supuesto asesino
Agentes de la Guardia Civil y la policía irlandesa durante la detención del supuesto asesino - ABC

La Policía irlandesa y la Guardia Civil están desarrollando en las últimas horas una operación que se ha saldado con la detención de J.Q., un supuesto traficante de armas y drogas, por su relación con el asesinato en Mijas de Gary Hutch el verano del año pasado.

Fuentes cercanas al caso informaron a ABC que agentes de ambos cuerpos estarían practicando detenciones vinculadas al clan de los Kinahan, uno de los protagonistas en la guerra a nivel internacional que mantienen con la familia de Hutch y que en los últimos meses se ha cobrado la vida de casi una decena de personas. La última, en Mallorca.

Gary Hutch era un «matón» vinculado al «clan Kinahan» que en el pasado «esquivó» más de un bala. Irlandés, con un amplio historial delictivo, a mediados de septiembre fue perseguido, abatido y rematado cuando yacía en el suelo en el interior de una urbanización de la localidad mijeña..

El asesino que fue tras Hutch descerrajó una decena de disparos, aunque no todos impactaron en la víctima.

Lo que parece evidente es que el autor del asesinato «es un sicario», ya que no dudó en perseguir a su objetivo por la urbanización y lo remató en el suelo junto a la piscina comunitaria.

El 4 de febrero de 2008, Hutch –que siete años antes había sido condenado por el asalto a un empresario en Dublín- resultó herido en un tiroteo ocurrido en Estepona y en el que murió su amigo Paddy Doyle.

El ahora fallecido era familiar de Gerry Hutch «El Monje», otro peligroso delincuente irlandés, y que juró venganza contra los Kinahan tras su asesinato.

La última vez que Hutch salvó la vida fue en agosto de 2014, cuando el exboxeador británico Jamie Moore recibió dos disparos que supuestamente iban destinados a él. Los hechos ocurrieron en Estepona.

Gary Hutch, experto en defensa personal, fue uno de los hombres de confianza del clan de Christopher Kinahan, conocido como el Padrino Irlandés, cuya organización fue desarticulada en la Costa del Sol durante una operación internacional.

Las fuerzas de seguridad vincularon a Hutch, y a su inseparable amigo Freddie «El Gordo» Thompson, con el transporte de importantes cantidades de droga.

 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios