POLÍTICA

Nombran a un nuevo jefe policial en Marbella para acabar con los escándalos

El inspector Francisco Javier Martín ha sido designado por el alcalde para hacerse con el cargo tras la marcha del polémico José Andrés Montoya

Marbella tiene un nuevo Jefe de la Policía Local. El inspector Francisco Javier Martín se hace cargo del cuerpo municipal tras la marcha de José Andrés Montoya, cuyo mandato ha durado un año –tiempo de su comisión de servicio desde Vélez-Málaga– y ha estado salpicado de forma permanente por la polémica. La misión de Martín será, en primera instancia, instalar la calma en una sección municipal que lleva salpicada por los escándalos durante los mandatos de los tres últimos ocupantes del puesto.

Como anunció el alcalde, la elección se ha hecho por promoción interna. El Ayuntamiento ha confirmado que la sucesión es ya efectiva. Martín era inspector del cuerpo que ahora dirige, desde que Montoya se marchara enfrentado con el equipo de gobierno por sus actuaciones el pasado viernes 23 de septiembre. Según ha trascendido, las opciones para el relevo de Montoya no eran muchas. Sólo los tres inspectores actuales del cuerpo habrían sido opción para el tripartito.

Pero los competidores de Martín se habrían descartado desde el principio por diversas razones. Al final, Francisco Javier Martín era el único disponible y con garantías de sembrar la tranquilidad. En el caso de los otros dos inspectores candidatos que podrían haberse hecho con la jefatura del cuerpo: uno está de baja y con el otro el gobierno municipal corría el peligro de comenzar el mandato con polémica, ya que su hijo sería uno de los presuntos culpables de los cobros irregulares de aparcamientos en los conciertos este verano.

Ahora el Ayuntamiento intentará que Martín enfríe uno de los sillones más calientes de Marbella. El nuevo jefe hereda un cargo abonado a la polémica. José Andrés Montoya ha sido el último, pero su paso por Marbella ha recordado los casos de sus antecesores Rafael Mora y Rafael del Pozo. Si Montoya acabó peleado con el equipo de gobierno por culpa de una serie de actuaciones, la más grave la investigación judicial abierta por la escolta policial en la boda de un reconocido socialista de la localidad, Rafael Moraterminó por aclamación de los sindicatos mayoritarios del Consistorio. Peor fue el caso de Rafael del Pozo, que pese a gozar de la simpatía del cuerpo y del respaldo de sus compañeros, su cese se produjo a instancia del juez al condenarle por sus implicaciones en el saqueo de Malaya.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios