Edificios abandonados cerca del lugar donde estaba el cadáver
Edificios abandonados cerca del lugar donde estaba el cadáver - J. J. M.
SECUESTRO EXPRÉS

La mujer del fallecido en Marbella: «Mi marido está muerto; nos han secuestrado»

Un policía local de Marbella fuera de servicio encontró a la mujer pidiendo auxilio en la autovía y ésta le condujo al cadáver que deja el último secuestro exprés en la Costa del Sol

MÁLAGAActualizado:

Estaba pidiendo auxilio de forma desesperada a los conductores de los coches que se incorporaban a la autovía A-7 en Marbella, pero nadie paraba. Todos huían al ver a la mujer «con la cara reventada» por la paliza y con un fuerte golpe en la cabeza gritar y pedir socorro. En ese momento, alrededor de las 15.30 horas, golpeó el cristal de un conductor que iba con su hijo en el coche y que no paró, porque le dio miedo. En cambio, llamó a un amigo que es policía local en Marbella. Le contó lo que había visto y le dijo que la mujer decía que «habían matado a su marido».

El agente dejó su ocupación y se marchó a ver qué sucedía. Se fue hasta la urbanización Bahía de Marbella. Por el camino, avisó a varios agentes de la Unidad de Intervención Rápida que estaban en un control y a un par de patrullas más cerca de la Jefatura de la Policía Local de la ciudad. Se plantaron unos 20 agentes locales en el lugar de los hechos, dieron la voz de alarma, y buscaron a la mujer, que no estaba en el lugar donde le habían alertado.

Se la encontraron unos metros más abajo. Entre Bahía de Marbella y Río Real. «La mujer estaba desorientada y pidiendo ayuda», explican fuentes de la investigación. Los agentes la tranquilizaron y les dijo: «Mi marido está muerto. Nos han secuestrado y torturado». La mujer de origen colombiano señaló el terraplén donde habían sido arrojados desde un automóvil, tras ser retenidos y recibir una brutal paliza. Los policías comprobaron que no fuese una paciente fugada del hospital. Tras esto, se dispusieron a buscar el cadáver al que se refería la señora.

«La mujer estaba desorientada y pidiendo ayuda»

Al final, vieron un cuerpo tirado en un terraplén cerca de la incorporación a la A-7, a unos 200 metros de unos edificios abandonados donde se pretende construir la futura Ciudad de la Justicia de Marbella. Un paraje muy próximo al hospital comarcal Costa del Sol. Los captores los habían trasladado hasta allí y los habían abandonado. El hombre era un croata de unos 50 años. Sobre las 16.00 horas, lo encontraron en un alcantarillado cerca de la carretera.

Los servicios sanitarios certificaron su muerte y la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación. La mujer fue llevada al hospital, donde ingresó con traumatismo craneoencefálico y varias contusiones por todo el cuerpo. Fue dada de alta tras pasar la noche ingresada.

De los infiernos al éxito

La historia de J.G., iniciales del policía local que fue a salvarla, es la de una resurrección profesional después de una caída a los infiernos. En 2008 fue detenido y pasó cuatro meses en prisión por un sórdido caso que le costó una suspensión de empleo y sueldo de dos años y medio, hasta que salió absuelto en 2010. Cayó en el consumo de alcohol y drogas, hasta que Proyecto Hombre, que relata su historia en su página web, le rescató.

Desde entonces ha tenido actuaciones que le han granjeado el reconocimiento del cuerpo, como aquella vez que rescató a una niña de un incendio en San Pedro o cuando recuperó un vehículo robado jugándose su propia vida. También colabora con Proyecto Hombre para sacar a gente del infierno que vivió años atrás y se dedica al culturismo. Pese a su hoja de servicios ha declinado hacer declaraciones. «No puedo hablar. Hay una investigación abierta de la Policía Nacional y tengo orden directa de mis superiores de no decir nada», aseguró ayer martes a ABC, cuando se le contactó para conocer su historia.