La madre del menor agredido (de espaldas) y el abogado de la familia
La madre del menor agredido (de espaldas) y el abogado de la familia - SUR
ABUSO SEXUAL

El menor discapacitado que comparte clase con uno de sus violadores en Málaga

Los presuntos agresores de 14 y 11 años le obligaron a hacerles una felación y luego lo amenazaron para que no denunciara los hechos

MÁLAGAActualizado:

Era verano, tenía 14 años y estaba jugando en una antigua piscina en Málaga. El pequeño tiene una discapacidad intelectual del 41 por ciento. Se le acercaron dos hermanos (14 y 11 años), conocidos del instituto, el mayor es aún su compañero de clase. Le cogieron fuertemente del brazo y se lo llevaron a un lugar apartado. Los tres se escondieron tras una puerta. Según el relato de la supuesta víctima, también ratificada por un testigo que les siguió, le obligaron a hacer dos felaciones. En un determinado momento, descubrieron al chico que espiaba y salieron tras él, que tenía entonces 13 años, pero consiguió huir y refugiarse en su casa.

Tiempo después, una disputa en el instituto entre la víctima y uno de los supuestos agresores desveló los hechos, que fueron puestos en conocimiento del Grupo de Menores (GRUME) de la Policía Nacional, que redactó un atestado sobre lo sucedido para ponerlo a disposición de la Justicia. En un principio fue el Juzgado de Menores 1 de Málaga el que se hizo cargo del caso. Ahora es la Fiscalía de Menores la que investiga lo sucedido e instruye las diligencias pertinentes.

Fue el director del centro el que dio la voz de alarma el pasado octubre, pese a que los hechos no habían ocurrido dentro el instituto. Tras interrogar a los dos implicados en el incidente, la víctima confesó las razones por las que se había producido la discusión que les llevó ante el director. Uno de los agresores estaba amenazándolo para que no denunciara el abuso sexual. No era la primera vez que presionaban a la víctima o al testigo para que guardaran silencio. Según el relato, durante la semana siguiente a que sucedieran los hechos, el niño que lo había presenciado todo fue visitado por los dos presuntos agresores, acompañados de otros chicos, para presionarlo y que no los descubriera. No querían que el menor dijera nada sobre lo que había visto en la antigua piscina. A la víctima lo amenazaron con inculpar su amigo en lo sucedido.

Al conocer los hechos, en el instituto llamaron a la madre del menor que sufrió la presunta violación. Según adelantó Diario SUR, fue el menor que presenció los abusos el que presionó a la víctima para que le contara lo ocurrido a su madre. Fue cuando el niño le dijo a su progenitora, en presencia del amigo que había visto el abuso y también había sido amenazado, cómo habían sucedido los hechos. La madre, al tener conocimiento de lo que estaba sucediendo, también presentó denuncia ante la Policía Nacional, que se unió a la del instituto. El pasado 19 de enero, el titular del Juzgado de Menores 1 de Málaga acordó la apertura de diligencias de reforma contra el hermano mayor, ya que el de 11 años es inimputable. El abogado de la familia, por su parte, solicitará un expediente de rehabilitación para este pequeño agresor.

Ambos sería inimputables

Según la Fiscalía Superior de Andalucía, la investigación sigue abierta. La víctima y el testigo declararon que los abusos sexuales ocurrieron el verano pasado, por lo que los dos hermanos tendrían 14 y 11 años. Sin embargo, como confirma Ignacio Francés, abogado de la víctima, la defensa de los supuestos agresores ha alegado que los hechos ocurrieron hace dos veranos, por lo que ambos serían inimputables, al tener el mayor 13 años en el momento de la agresión sexual. Si se confirma que tenía 14 años, se le aplicaría la Ley del Menor.

Por otro lado, la familia de la víctima ha pedido que se tomen medidas cautelares contra los presuntos agresores. En la actualidad, la víctima, el testigo y los dos supuestos autores de la violación están en el mismo centro. Incluso la víctima del abuso comparte algunas clases con uno de sus agresores. La familia no quiere que se siga produciendo esta situación y han pedido que se dicte una orden de alejamiento urgente para que no se tengan que seguir cruzando ni en los pasillos, ni tampoco en los pupitres. El menor violado por sus compañeros era un buen alumno del instituto, pero en la actualidad se encuentra en tratamiento psicológico para superar lo que le ha sucedido. Las sesiones han sido recomendadas por la propia Fiscalía de Menores a la familia.

El caso recuerda al del menor de 9 años presuntamente violado por sus compañeros en Chillúevar en Sierra de Cazorla (Jaén). En este caso la Fiscalía archivó el proceso por ser los presuntos agresores inimputables. Los cuatro acusados fueron expulsados del colegio. Es la Junta de Andalucía la que mantiene abierta investigación para determinar si se produjo un delito. La consejera de Educación, Sonia Gaya, al conocerse este nuevo caso pidió «cautela y prudencia» hasta que se aclare lo ocurrido. La Junta de Andalucía espera a que la Fiscalía de Menores se pronuncie sobre el caso para tomar medidas contra los presuntos agresores del pequeño discapacitado.