Salud

Los médicos dan a la Junta la «receta» para «curar» a la sanidad malagueña

Y la Junta solventa las reivindicaciones creando una mesa interniveles con distintas representaciones

Reunión celebrada ayer entre los médicos y dirigentes provinciales de la Junta
Reunión celebrada ayer entre los médicos y dirigentes provinciales de la Junta

Después de que el consejero de Salud, Aquilino Alonso, volviese a dar la callada por respuesta, y tenerse que conformar con la delegada provincial del ramo, Ana González, una representación del Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga) pudo exponer ayer al Ejecutivo andaluz los «males» de la sanidad malagueña y reclamar mayor inversión para revertir el deterioro del servicio.

La cita fue convocada por la Junta de Andalucía tras la reivindicación del colectivo de facultativos jubilados, que la semana pasada insistió en que llevan más de dos meses esperando una cita con el consejero de Salud.

El presidente del Commálaga, Juan José Sánchez Luque, calificó de «fructífero» el encuentro, ya que el Gobierno autonómico propuso la creación de una mesa interniveles en la que estén presentes profesionales de los hospitales públicos y de la Atención Primaria para mejorar el trabajo y la coordinación.

No obstante, a pesar de este avance, quiso ser prudente sobre el desarrollo de futuros contactos y, aunque «confiamos en que todo transcurra tal y como nos han dicho, si no es así, no vamos a suplicar que el consejero nos reciba porque ya llevamos meses esperando».

El portavoz de los médicos jubilados, José María Porta Toval, y el doctor Norberto González de Vega, trazaron un discurso mucho más reivindicativo sustentado en el manifiesto que este colectivo hizo público en agosto y en el que plantean una serie de mejoras claves para revitalizar la sanidad en la provincia.

Porta Toval incidió en la escasez de profesionales se ha acentuado por la necesidad de emigrar y también la de camas hospitalarias.

En el apartado de la inversión, recordó que «mientras en los Presupuestos de la Junta para 2017 se destinan 9.300 millones de euros –para sanidad-, en 2010 había 700 millones más», por lo que consideró que «vamos para atrás».

Comparó la realidad andaluza con la del resto del país para desmitificar la variable de la influencia crisis y afirmó que en Cataluña tienen cuatro camas y media por cada 1.000 habitantes y «en Málaga no llegamos a dos».

«No está nada bien» fue su diagnóstico de la sanidad malagueña, que presenta los achaques derivados de la «fuga» de médicos al extranjero, los contratos que se realizan a los facultativos o las listas de espera. Sobre esta última cuestión, González de Vega, que fue jefe de cirugía cardíaca del hospital Carlos Haya –ahora rebautizado Regional–, no dudó en afirmar que el sistema las «oculta y manipula», provocando que «mucha gente que huya de la sanidad pública porque no se puede aguantar una lista para operarse de una cosa necesaria».

Este profesional de dilatada experiencia también aludió como un problema a la gran cantidad de médicos que hay en España y la proliferación de facultades de medicina «de manera irracional».

Los facultativos jubilados afirman que sus colegas «no tienen tiempo suficiente ni para atender a los pacientes en consultas ni para formarse ni para investigar».

Otra de las reclamaciones a la administración sanitaria andaluza es más previsión respecto a las jubilaciones puesto que puede producirse «un panorama de falta de especialistas de aquí a diez años».

Por último, hicieron hincapié en la necesidad de aplicar medidas de conciliación puesto que casi la mitad de los médicos que ejercen en Málaga son mujeres y que haya contratos más estables para evitar que los facultativos tengan que emigrar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios