Efectivos policiales trasladados al lugar de los hechos
Efectivos policiales trasladados al lugar de los hechos - J.J.M.
SUCESOS

Lo matan delante de su familia y a la salida de la Comunión de su hijo en Marbella

El sicario llegó en un ciclomotor blanco cubierto con un casco y aprovechó que el hombre estaba en el coche para dispararle en el pecho y la cabeza, provocándole la muerte

MARBELLAActualizado:

Salió de la parroquia con sus hijos, amistades y su mujer en San Pedro de Alcántara (Marbella). Anduvo los aproximadamente 100 metros que separaban la Iglesia de la Virgen de Rocío del coche con el que habían llegado a la celebración. Era la Comunión de su hijo e iba toda la familia. Se dispuso a coger el vehículo. Un Audi gris RS3 que quedó señalado por la balacera. Cuando estaba dentro del automóvil, llegó un sicario en un ciclomotor blanco. «Los testigos dicen que era como una Piaggio Zip de 50», apuntan fuentes de la investigación. Según la Policía Nacional, el asesino le descerrajó varios tiros a la víctima, que murió tiempo después en el hospital de Marbella.

Los impactos le alcazaron en el pecho y la cabeza –según las fuentes consultadas–. El autor de la agresión se dio a la fuga y cundió el pánico. Está en busca y captura por la Policía. En la zona hay un fuerte dispositivo para dar con el sicario tras el tiroteo. La Policía Nacional explica que iba cubierto con un casco de moto, se le acercó y le disparó varias veces, huyendo a continuación del lugar. Hasta calle Toledo se desplazaron efectivos policiales y de emergencias, tras el aviso.

Ajuste de cuentas

El estruendo de los disparos se escuchó en la iglesia, donde quedaba gente tras la celebración del Sacramento de varios niños. La familia y los amigos que acompañaban ese día al fallecido se refugiaron en la parroquia. Algunos gritaron y se ocultaron sin saber qué sucedía. En los primeros momentos todo era confusión. Los testigos recuerdan el sonido de las detonaciones del arma. El fallecido es un varón español de 36 años, que ingresó en el hospital Costa del Sol con heridas de arma de fuego «incompatibles con la vida». Murió a los pocos minutos de llegar al centro hospitalario.

El suceso ocurrió sobre las 13.50 horas en la calle Toledo en el centro de San Pedro. Varios denunciantes avisaron de los hechos a Emergencias 112. Alertaban de que un hombre había sido abatido en la calle, cerca de una iglesia, a plena luz de día y en el interior de su coche. La Policía Nacional tiene abierta una investigación en la que todo apunta a un ajuste de cuentas, aunque «no se descarta ninguna hipótesis».

Varias advertencias

El fallecido (D. A. R.) es un conocido empresario de Marbella al que apodaban «El Maradona». «Estaba marcado. Iban detrás de él», explican fuentes de la investigación, que señalan que en el pasado ya había sufrido represalias en sus negocios. Según relatan a ABC, el pasado mes de marzo le quemaron un gimnasio de su propiedad en el que entrenaban varios campeones nacionales y europeos de artes marciales.

Antes, el mes pasado, también le habían calcinado un restaurante, que poseía junto a un socio, en Estepona. Un día antes de este suceso murió su socio en Dubai. Según la versión oficial que relatan las fuentes, el hombre sufrió un accidente de tráfico en el país árabe que le costó la vida. «Parece que participaba en una carrera ilegal de coches con vehículos de gran cilindrada, posiblemente un Ferrari», afirman las fuentes.