Sucesos

Malestar policial por la «tibia» respuesta de la justicia ante los robos en vivienda

Los agentes lamentan que una y otra vez detienen a los mismos ladrones tras quedar libres

En Andalucía se roba una media diaria de 50 viviendas / ABC
En Andalucía se roba una media diaria de 50 viviendas / ABC

«Este es un caso reciente. Días atrás detuvimos a tres mujeres de origen croata a las que se les ha probado una quincena de robos en viviendas de Málaga. Hemos demostrado que forman parte de un grupo organizado que tiene su base en Motril (Granada) y que se desplaza por todo el litoral andaluz. Están actuando un par de días en una localidad y después se marchan a otra. Para abrir las puertas utilizan un bote de plástico con el que fuerzan los inmuebles en los que no han echado la llave. Pues bien, a los pocos minutos de ser puestas a disposición judicial, quedaron en libertad». Esta es la denuncia que un mando policial realizaba para criticar la «falta de implicación» del estamento judicial para responder con contundencia al problema de los robos en vivienda.

«Estamos lanzando un mensaje de permisividad que se convierte en un efecto llamada», argumentó, para recordar que el componente psicológico que para un ciudadano tiene el hecho de que entren en su domicilio.

El malestar de los agentes se hace más palpable en una comunidad donde los robos en vivienda están a la orden del día. En el primer semestre de este año se produjeron 9.229 casos, siendo especialmente compleja la situación en Jaén y Granada con incrementos interanuales del 22,1 y el 18,5 por ciento, respectivamente. Los 631 asaltos producidos en Córdoba suponen un aumento de 9,5 puntos.

Málaga, otra provincia en la que se aprecia un repunte, es la que más robos acumula: 1.929. Casi el 21 por ciento de toda la comunidad  y una media de 10 robos diarios.

Pero esta situación de malestar, también se traslada al interior y al seno de la Guardia Civil. En este contexto, son los cortijos apartados, cuyos moradores se convierten en el objetivo de los grupos organizados. Bandas que inicialmente no suelen ir buscando las pertenencias que hay en los domicilios, sino las herramientas y maquinaria de labranza, así como las propias cosechas.

Al igual que ocurre en el casco urbano los agentes detienen de forma sistemática a los mismos grupos de personas, que van acumulando un largo historial de hechos delictivos que en ocasiones no se tiene en cuenta cuando pasan a disposición judicial.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios